Los maestros merecen paciencia y respeto en esta era de clases virtuales

En las últimas semanas han circulado las bromas y faltas de respeto de alumnos hacia sus maestros, quienes deben acostumbrarse a dar clases virtuales

Los maestros juegan un papel importante en la vida de todos nosotros. Y es que, además de nuestros padres, Aquellos están encargados de nuestra formación, moldeando nuestras vidas tanto intelectual como moralmente. De ellos aprendemos las lecciones de vida más valiosas que nos acompañan por años. Sin importar que muchos nos hicieron sufrir mientras estudiabamos y luchábamos por obtener buenas calificaciones, de un forma u otra se convirtieron en una pieza clave en nuestra formación.

Pero ninguno de ellos esperaba que las cosas dieran un giro de 180º a causa de la pandemia de coronavirus que afecta al mundo entero. Muchos tienen años de experiencia impartiendo clases pero hoy han tenido que amoldarse a los nuevos métodos de enseñanza a través de dispositivos móviles.

El cierre de escuelas fue muy abrupto y las clases no pueden parar. Los maestros y estudiantes han cambiado un aula tradicional por una virtual. Pero mientras que para las generaciones jóvenes también ha sido un reto acostumbrarse a ello, no hay duda de que poseen una agilidad mayor cuando de tecnologías se trata. Para aquellos maestros que son adultos mayores, no ha sido tan fácil.

TAMBIÉN LEE: Es momento de enseñarle a nuestros hijos a ser resilientes en tiempos de crisis

Sí, la tecnología ha sido de gran ayuda en estos tiempos pero para estos docentes, dar clases de historia, literatura o matemáticas a través de la pantalla pierde su encanto cuando al otro lado, no están prestando atención o peor aún, cuando juegan bromas crueles.

Esta nueva era se ha prestado para actitudes ofensivas que pasan desapercibidas pues al no haber contacto cara a cara, no hay represalias mayores. Esto deja ver la falta de valores a la que nuestra sociedad se está enfrentando y han sido varios los casos en los que esto ha quedado claro.

maestros

Hace unos días, circuló una noticia que relataba cómo un alumno le jugó una broma pesada a su profesor mientras este dictaba clase en la plataforma Zoom, una de las más utilizadas para hacer reuniones virtuales.

El joven estudiante de la Institución Universitaria Pascual Bravo, en Medellín (Colombia), pensó que sería muy divertido hacer que el profesor se saliera de la clase al presionar una tecla de la computadora.  “Profe, no le escucho bien. Dele alt + F4 para activar el micrófono, por favor”, dijo.

TAMBIÉN LEE: La sociedad castiga más a las madres solteras que a los papás ausentes y es momento de parar

De manera ingenua, el profesor creyó en las ‘buenas intenciones’ de su alumno e hizo lo que le dijo sin pensar que esa opción lo sacaría de su propia clase.  Las risas del alumno y de sus demás compañeros no se hicieron esperar. Hasta que un “usted, es muy maldadoso, a lo bien”, se escuchó al otro lado.

Los maestros actúan como agentes de cambio, guían a sus alumnos en sus elecciones de carrera sin mencionar que muchos se prestan como consejeros de confianza en cuestiones personales. Aunque aún en medio del caos pueden seguir cumpliendo con su labor, el distanciamiento social ha terminado por afectar la conducta de todos.

Los estudiantes enfrentan sus propios desafíos, claro. Ahora, todos se encuentran dispersos y en diferentes momentos cada día. Pero muchos no terminan de entender que siguen teniendo responsabilidades que cumplir y que una pantalla no significa que no deban respetar a quien está del otro lado.

Cada uno de los docentes están haciendo lo mejor que pueden mientras maniobran en estos tiempos difíciles. Por eso, hoy más que nunca, merecen todo nuestro respeto y paciencia. Mientras más nos apoyemos todos, más fácil será llevar esta situación.

Te recomendamos en video