¡Descubre Bahamas! El destino que debes conocer en tus próximas vacaciones

Agua turquesa, arena blanca y temperatura cálida. ¡Un espejismo! Experiencias únicas, como nadar con cerditos y playas idílicas, la convierten en uno de los destinos soñados para este 2020.

 

 

No se puede apartar la vista del tono turquesa del mar ni de esas pequeñas islas que parecen desiertas. La imagen del paraíso. En Bahamas se viaja sin prisa; se disfruta de deportes acuáticos, como surf, buceo, windsurf, kitesurf, jetsurf, y se descubre la vida marina. Todo a menos de 300 kilómetros de Miami.

No nos confundamos. El año pasado sufrieron el paso del huracán Dorian, pero sólo dos de sus 700 islas -y dos mil cayos-, específicamente, Gran Bahama y Ábaco, ubicadas en el norte del país.

Invitada por el Ministerio de Turismo y Aviación de Las Bahamas y Copa Airlines, llegué a Nassau, la capital y ciudad más poblada. Está intacta, no existen destrozos y se encuentra preparada para atender a los 6 millones de visitantes que recibe año tras año. Me acogen sus calles coloniales con estilo británico y juegos de color: las estructuras de gobierno son rosadas; las de policías, verde, y los colegios públicos, amarillos. También destacan los murales coloridos, reflejo innegable de que estoy en el Caribe.

Las Bahamas se convirtieron en colonia de la corona británica en 1718 -alcanzaron su independencia en 1973-, por lo mismo, sus habitantes guardan ciertos ritos, como la puntualidad, el cricket y también conducen por la izquierda.

Bahamas

 

Celebrar la vida

Otras tradiciones fueron perpetuadas por la cultura africana, como el Carnaval Junkanoo, que, dicen, vale la pena vivir. El 26 de diciembre y el 1 de enero, más de 7 mil bahameños bailan al ritmo los tambores y silbatos con coloridas máscaras, plumas y lentejuelas. Compases hipnóticos que se experimentan todo el año en la escuela museo Educultura, donde relatan la historia del carnaval, enseñan a tocar instrumentos e invitan a probarse los espectaculares trajes. Una forma de conectarse con las raíces de la población desde su cultura. Detalles en www.educulturabahamas.com

¿Otro panorama?

citadino? La mansión Graycliff Bahamas se encuentra detenida en el tiempo. Construida en 1844, conserva su decoración colonial, se presenta como un hotel, restaurante, pero además cuenta con una gran cava de vinos, una fábrica de chocolates y una fábrica de puros, donde explican todo el proceso y se puede pasar la tarde en un pequeño bar.

Cumplir el sueño

¿Una de las experiencias más esperadas para los que visitan las islas de Las Bahamas? Los cerditos nadadores, que se transformaron en celebridades de Instagram. Para conocerlos, es necesario contratar un tour porque viven lejos de Nassau, en el distrito de Exuma. En esta oportunidad, Pieces of 8 Charters (piecesof8charters.com) se transformó en anfitriona. La agencia promete hacer disfrutar de los íconos de este paraíso durante ocho horas de navegación en una lancha. En la primera parada, se asoman tiburones nodriza. Los guías garantizan que es seguro, y que sólo no despeguemos los pies de la arena para no pisarlos y provocar una mala reacción. Aunque el miedo inicial es fuerte, con el paso de los minutos la mayoría de los turistas logra tocarlos suavemente o, simplemente, tomarse una fotografía. En la segunda parada, en Big Major Cay, se acercan los cerditos nadadores a la embarcación. Un panorama surreal, que emociona a todos y provoca un montón de cuestionamientos: ¿cómo llegaron ahí?, ¿cómo viven? La historia oficial: unos piratas, o marinos, los dejaron en esta isla hace décadas, para comerlos luego de su aventura, pero nunca regresaron. Se supone que lograron sobrevivir gracias a la comida que botaban los barcos, pero ahora los turistas son los encargados de alimentarlos con verduras que entregan los mismos guías. Como se trata de cerdos salvajes, recomiendan no darles la espalda, porque pueden morder, y no acercarse demasiado. Para finalizar el viaje, nos llevan a una pequeña isla para nadar y luego a otra habitada por cientos de iguanas. Una excursión inolvidable.

Bahamas

 

Más fantasía

El hotel que escojamos puede definir el viaje. En esta oportunidad, me hospedé en dos centros maravillosos. Recomendadísimos. Meliá Nassau Beach (melia.com) es el único todo incluido que acepta niños en el país, es decir, se presenta como “family friendly”. La playa está en primera línea, las habitaciones son espaciosas, las vistas hermosas, cuenta con zona de niños, piscinas climatizadas y una playa de agua tranquila. ¡Ideal! Si quieres más, opta por la experiencia The Level, que entrega un servicio personalizado, de alto nivel.

Si sueñas vivir una verdadera fantasía, Atlantis, Paradise Island Bahamas (www.atlantisbahamas.com) es la mejor opción. Imagina un complejo de seis propiedades, con techos altos, columnas majestuosas, un acuario gigante, casino, sala de videojuegos y una entretenida discoteque. No sólo eso. Destaca su Dolphin Cay, donde se interactúa con delfines, y Aquaventure, un parque de agua inspirado en la ciudad perdida de la Atlántida. Piscinas y toboganes gigantes gratis para sus huéspedes. Adrenalina pura.

Además, Atlantis lleva la cultura de Bahamas a sus instalaciones con un mercado de comida típica. No se encuentra todo incluido, pero están habilitados 20 restaurantes. Uno de los más exclusivos, y al aire libre, es Sip Sip en The Cove, una propiedad de ultra lujo, donde debes probar el cóctel llamado skyjuice, con canela, leche de coco, leche condensada y ginebra, para luego disfrutar de la playa que está a unos pasos. ¡No dramas in Bahamas!

Datos

-1 dólar americano = 1 dólar bahameño

-En la fábrica de Rum Cake compra los pasteles típicos de esta isla (www.thebahamasrumcakefactory.com)

-Majestic Tour es una de las agencias de excursiones destacada (www.majestictourbahamas.com)

-Visita www.bahamas.com

¿CÓMO LLEGAR?

COPA AIRLINES, a través del Hub de las Américas, cuenta con un vuelo Santiago-Nassau-Santiago, vía Ciudad de Panamá. En temporada alta, desde 1.400 dólares. En temporada baja, desde 742 dólares. Detalles en www.copaair.com