Rituales para sanar una relación tóxica con tu familia y por fin tener la paz que te mereces

Nada como sanar las heridas del pasado.

Relación tóxica con tu familia

Es muy difícil superar las heridas de una relación tóxica con tu familia. Sin embargo, cuando logras sanar el dolor del pasado te conviertes en una mujer mucho más fuerte e inteligente. 

Aprendes a conocerte a ti misma, y no hay poder más grande que ese. Cuando entiendes de dónde viene tu tristeza, tus manías y la forma en la que actúas tienes la oportunidad de mejorar.

Muchas veces sentimos que ya lo hemos superado, cuando en realidad solamente hemos reprimido todo. ¿El resultado? Anestesiamos nuestro corazón roto, y lo reflejamos en comportamientos dañinos y autodestructivos.

También lee: También es válido alejarse de los familiares tóxicos y nadie debe hacerte sentir culpable

1.- Haz una carta.

No hay nada más sanador que escribir. Cuando comienzas parece que entras en trance, y salen pensamientos reprimidos que no sabías existían. Escribe una carta de todo lo que sientes, sin miedo a herir porque al final no la enviarás. 

Lo importante es que salga del sistema y por ello no debes tener miedo con el uso de tus palabras. Insulta, llora, escribe groserías, escribe todo lo que en ese momento estás sintiendo.

Relación tóxica con tu familia

2.- Escribe todos los rencores que tienes.

Hasta lo más mínimo vale, lo importante es que tu mente pueda dejar ir lo que no querías enfrentar. No hay rencor absurdo o pequeño, y una vez recuerda, todo esto es solamente para ti.

Los rencores no hablados se convierten en lozas y las cargamos agotándonos demasiado.

3.- Haz una lista de tus agradecimientos.

No importa cuánto daña te hayan hecho, siempre hay algo de que agradecer. Tenemos que aprender a reconocer los errores, pero también ver lo bueno que esa relación trajo a nuestras vidas.

tristeza

4.- Quema todo. 

Esto es un ritual para sanarnos a nosotros, y es muy personal. Por esto mismo, no hay necesidad de enseñar aquello que escribimos. Mientras las llamas consuman el papel, siente como dejas ir ese dolor.

5.- Toma terapia. 

Estos pasos son simbólicos, y para darte cuenta que el daño que te hicieron no se ha ido. No obstante, tienes que cerrarlo con terapia. Ya sea vayas con una psicóloga, leas un libro, a cursos que te enseñen a sanar. La salud mental no es un juego, y todos necesitamos acudir a ella.

Te recomendamos en video: