Estudio advierte que las jóvenes que consumen píldoras anticonceptivas sufren problemas alimenticios y depresión

Debes tener cuidado con estas pastillas

Un reciente estudio ha expuesto las peligrosas consecuencias de consumir las píldoras anticonceptivas en las adolescentes.

Y es que la investigación publicada en la revista médica JAMA Psychiatry ha revelado que las jóvenes que utilizan las píldoras anticonceptivas tienen más probabilidades de llorar, experimentar problemas de alimentación y dormir mucho, en comparación de las que no las toman.

Además, las jóvenes que las consumen son más propensas a padecer depresión en la edad adulta, aunque ya no las consuman después de la juventud.

“Los síntomas depresivos son más frecuentes que la depresión clínica y pueden tener un profundo impacto en la calidad de vida. Nuestro estudio es el primero de esta magnitud que profundiza en los síntomas más sutiles del estado de ánimo, los cuales ocurren con mucha más frecuencia que un episodio de depresión, pero que afectan la calidad de vida y son preocupantes para las niñas, las mujeres y sus familias”, explicó la coautora del estudio Hadine Joffe, vicepresidenta de investigación en psiquiatría del Brigham and Women’s Hospital.

Así fue el estudio

Los investigadores analizaron a 1.010 niñas y mujeres durante 9 años utilizando datos de una encuesta que estaba en curso en los Países Bajos de nombre Trails, y evaluaron el uso de píldoras a los 16,19,22 y 25 años.

“Una de las preocupaciones más comunes que tienen las mujeres cuando comienzan a tomar la píldora, y las adolescentes y sus padres cuando una joven considera empezar con este método de planificación, es sobre los riesgos depresivos inmediatos”, dijo el autor principal Anouk de Wit, un aprendiz de psiquiatría del University Medical Center Groningen.

La investigación determinó que las jóvenes de 16 años que consumían pastillas anticonceptivas lloraban más, tenían más sueño y presentaban problemas alimenticios, pero los síntomas se reducen cuando se alcanza la edad adulta.

Sin embargo, los científicos destacaron que no pueden confirmar de manera definitiva que las pastillas causan síntomas depresivos, pero sí que pueden contribuir a estos efectos.

“Debido al diseño del estudio, no podemos asegurar que las píldoras causen cambios de humor, pero tenemos evidencia que sugiere que a veces los cambios de humor precedieron al uso de la pastilla y a veces su uso comenzó antes de que ocurrieran”, indicó uno de los investigadores.

Te recomendamos en video