Cómo reciclar el aceite que utilizas para cocinar y no contaminar el agua

Este uno de los ingredientes más usados dentro de la cocina y muchas veces no sabemos qué hacer con el producto luego de usarlo.

Una de las equivocaciones más frecuentes en la cocina es usar el aceite comestible y luego botarlo en la basura o por el lavaplatos, sin saber que esta simple acción trae consecuencias negativas tanto para el hogar como para el medioambiente.

Y que cuando el aceite llega a las cañerías, se mezcla con el detergente y comienza a depositarse en las paredes. Así genera una especie de película que actúa como imán de residuos y de bacterias. Esto no sólo obstruye las tuberías, sino que además contamina el agua porque por lo general estos tubos desembocan en los mares océanos.

El aceite no se disuelve, sino que, por el contrario, al formar una película, dificulta la circulación del oxígeno en el agua y genera daños graves a los animales.

Expertos en medio ambiente y ecosistemas aseguran que este producto contaminante líquido, por ejemplo, se adhiere a las branquias o a la piel de los peces, sofoca a la mayoría de las especies y su absorción termina provocando cambios de comportamiento en el ecosistema y hasta incluso una pérdida gradual de la vida marina.

Así lo puede reciclar de manera simple y responsable:

– Espera que el aceite usado se enfríe: si sobró poco aceite, déjalo enfriar y limpia la sartén con una servilleta de papel.

– Una vez que esté frío, colócalo en un recipiente con tapa: es importante que no lo mezcles con otros líquidos.

– Conserva el recipiente para ir llenándolo con todo el aceite usado que te vaya sobrando.

– Desecha el recipiente junto con los residuos no reciclables. Controla que esté bien cerrado para no generar pérdidas dentro de la basura.

– Si conoces un centro de reciclaje, acerca tu envase. El aceite usado se puede utilizar para otros fines ecológicos, como la generación del biodiesel.

Te recomendamos en video: