Novia compró su vestido 3 tallas menos y rebajó 30 kilos en seis meses para lucirlo en su boda

La inglesa de 32 años pesaba 110 kilos en enero.

Una novia de Reino Unido se trazó una meta comienzo de año. Compró su vestido de novia tres tallas menos, para obligarse a bajar de peso y lucir radiante el día de su boda. Samantha Parramore, de 32 años, logró su objetivo: rebajó 30 kilos en seis meses.

La historia de la joven se ha hecho viral, debido a su entereza y fuerza de voluntad. A medios ingleses contó que era adicta a la comida y que durante años trató de bajar de peso sin ningún resultado. Pero todo cambió cuando en enero pesó 110 kilos, se dio cuenta que era el momento para tomar una decisión.

Adolescente obesa

Samantha explicó que desde los 16 años luchaba contra el sobrepeso y por ello había visitado clubes de adelgazamiento de forma intermitente durante años. Ya estaba desesperada, porque nada funcionaba.

Admite que estaba estancada en un ciclo vicioso de atracones, sin la menor idea de cómo salir de eso. “Siempre me sentía abrumada por esta adicción que tenía con la comida y me obsesioné con los números de la balanza”, contó la novia a The Sun.

Su debilidad eran las galletas: “No podía simplemente tener una, terminaba todo el paquete aunque sabía que no tenía hambre”, confesó.

Meta cumplida

Una noche de enero colapsó, entonces tuvo una idea. Su boda, con su prometido Warwick, estaba pautada para junio y decidió comprarse el vestido de sus sueños tres tallas más pequeñas para “tener un objetivo visual”.

Buscó ayuda y comenzó un régimen dietético que le permitía elegir cuatro productos para el día que garantizaban estar nutrida, sin el exceso de calorías. En menos de tres semanas, bajó sus primeros 3 kilos y así tomó confianza. Pasados los seis meses perdió 30.

La feliz novia afirma haberse sentido “increíble” el día de su boda, “con el vestido que alguna vez me pareció un sueño inalcanzable”.

Te recomendamos en video