Las mujeres que no quieren o no pueden amamantar a sus bebés no son malas madres

Las mujeres son blanco de muchas criticas, especialmente cuando se trata de maternidad

Elegir si amamantar o alimentar con fórmula a tu bebé es una de las decisiones más importantes que tomas en la vida como mamá. Sin embargo, es bien sabido que las mujeres son constantemente señaladas y criticadas por no seguir lo que "debe ser" cuando de maternidad se trata, según las normas sociales.

Mientras que expertos del American Academy of Pediatrics (AAP) y the American Medical Association (AMA) aseguran que la leche materna es la mejor opción nutricional para los bebés, investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología han descubierto que la asociación entre la lactancia materna y los niños sanos no es tan fuerte como se creía anteriormente.

Independientemente de los niveles nutricionales, las creencias populares y las tradiciones familiares, la lactancia materna puede no ser posible para todas las mujeres. Amamantar o alimentar con fórmula, se trata de una decisión que se basa en el nivel de comodidad, estilo de vida y situaciones médicas específicas de cada mamá.

Para aquellas que no pueden amamantar o que deciden no hacerlo, la fórmula infantil es una alternativa saludable, según estudios publicados por la NHS England, que aseguran que unas están fortificadas con hierro, mientras que otras contienen ácidos grasos esenciales como el ARA y el DHA. Algunos son para bebés con intolerancia a la lactosa, mientras que otros son para bebés que requieren mayores nutrientes

Recuperarte de dar a luz tarda al menos un año, no 40 días

Tras dar a luz, las mujeres tienen 40 días para recuperarse pero en realidad necesitan más tiempo

Sin embargo, la sociedad se ha encargado de que algunas madres se preocupen de que si no amamantan, no se vincularán con su bebé y que por ende, serán malas madres. La realidad, es que las madres amorosas siempre crearán un vínculo especial con sus hijos y la alimentación, no importa cómo, es un buen momento para fortalecerlo.

Otro punto es que hay mamás que simplemente no quieren dar pecho a sus hijos y es también algo completamente respetable. Muchas no se sienten cómodas con ello, para otras, es doloroso o molesto y otras, no tienen el tiempo que quisieran para hacerlo, por lo que para no descuidar la alimentación de su bebé, prefieren optar por las fórmulas.

Pregúntate también qué es lo que pasa y por qué no quieres o no puedes hacerlo. Tal vez le preocupa no poder amamantar con éxito o tal vez tu mamá o tu hermana tuvieron problemas, así que piensas que tampoco podrás hacerlo. Tal vez eres mamá por segunda vez y como la primera vez que te diste pecho te fue muy difícil, no quieres enfrentarte de nuevo por ello.

No tienes que amamantar si no quieres. Aunque hay mucha evidencia para hablar de los beneficios de dar pecho, no hay evidencia suficiente para decir que los bebés alimentados con fórmula sean menos amados y desarrollados que los bebés amamantados. La decisión de amamantar o alimentar con fórmula a tu bebé es personal, aunque siempre debes estar supervisada por tu médico. ¡Recuerda expresar todas tus dudas! Eso sí, no te dejes llevar por lo que digan tus amigas o conocidas ni mucho menos lo que hagan las famosas. Las clases prenatales también son una gran opción para orientarte.

Ocho consejos para mejorar tu nutrición durante la lactancia

Mantenerte en forma durante este período es fundamental para el crecimiento de tu bebé.

Quizá ahora estás planeando quedar embarazada o ya estás embarazada y ya has tomado la decisión de no amamantar a tu bebé. Con el tiempo, las cosas cambian y quizá  en el transcurso de los meses cambies de opinión. También podrías esperar hasta tener a tu bebé para decidir si amamantar o no.

Muchas mamás comienzan a amamantar y luego cambian a la fórmula. ¡No pasa nada! Si estás molesta porque la lactancia materna no funcionó, habla con la partera o el especialista en salud. No te sientas culpable, ni menos mujer o la peor madre por las decisiones que sientes que son mejores para tu bebé y que van "en contra" de lo que tu madre o amigas consideren correcto. Cada mamá y cada bebé son diferentes, lo importante es que disfrutes el momento, que ambos se amen y que tengan una buena salud para seguir juntos. 

Puedes fortalecer el vínculo con tu bebé de muchas maneras, desde los mimos de piel a piel, masajes, cantos y hasta scon una mirada mientras los alimentas.

 

Te recomendamos en video