La trágica muerte de joven de 20 años que intentaba tomarse una selfie y cayó a un acantilado

Una selfie cobra otra vida.

Todas amamos tomarnos una selfie, pero muchas veces no medimos la magnitud del peligro que corremos con tal de tomarnos una.

Esto fue lo que le pasó a Andrea Norton, una joven de 20 años que perdió la vida tras caer a un acantilado mientras intentaba tomarse una selfie.

La joven, quien estudiaba ciencias ambientales en la Universidad de Briar Cliff, fue a un viaje escolar al Peñón Hawksbill Crag, ubicado en el bosque nacional Ozark, donde intentó tomarse una selfie cerca de un acantilado en Arkansas, Estados Unidos, pero todo salió mal y cayó a 30 metros de altura.

La selfie de la muerte: 259 personas han fallecido por hacerse fotos extremas

El año con más muertes fue 2016, sumando 98 casos.

Según reportan las autoridades, la joven perdió el equilibrio mientras intentaba tomarse la foto y cayó.

De inmediato, una ambulancia llegó al lugar para rescatar el cuerpo de la joven, pero ella ya había muerto por el impacto de la caída.

El equipo de voleibol de la universidad, en el que jugaba la joven publicó un mensaje a través de las redes, expresando su profundo dolor por la pérdida de su compañera.

“Nos entristece el inesperado fallecimiento de nuestra querida compañera Andrea Norton #22 en la cancha, #1 en nuestros corazones”, fue el emotivo mensaje.

Según un estudio realizado en 2018 por el Journal of Family Medicine and Primary Care, 259 personas han muerto en los últimos 7 años por hacerse fotos en lugares en extremo peligrosos.

Te recomendamos en video