Lo difícil de volver a casa después de un viaje

Todo viaje cambia y mueve tu mundo pero regresar siempre es un golpe duro

Todo viaje es una transformación. Cambia tu manera de pensar y te da una nueva perspectiva de lo que te rodea.  Al viajar, cada sello en tu pasaporte representa un giro de 180º e tu vida que no todos tienen la fortuna de vivir. Es liberador, estimulante y una especie de llamado a vivir cada momento al límite. Te das cuenta de lo devastador que puede ser vivir atada a una rutina y aunque cada quien tiene su propia experiencia, no hay duda de que viajar mueve tu mundo interior.

Estar lejos de casa, especialmente por un periodo prolongado de tiempo, siempre puede provocar una sensación de nostalgia pero mientras que una parte de ti no puede evitar derramar lágrimas al recordar los platillos de mamá, otra se niega a regresar a suelo familiar. 

Al regresar a casa después de viajar, te encuentras con las caras sonrientes y ansiosas de amigos y familiares que están emocionados de escuchar tus historias y aventuras, aunque sabes que sólo será por cinco minutos (porque por más que te quieran, no viven para ti)

Bien dijo el famoso autor F. Scott Fitzgerald que es algo gracioso pensar en lo mucho que puedes cambiar cuando estás fuera de casa pero darte cuenta cuando vuelves de que todo (o casi todo) sigue igual. Todo se ve igual, se siente igual, incluso huele igual. Te das cuenta de que lo único que has cambiado eres tú.

Tienes miles de historias que contar y aunque de principio tus seres queridos están ahí para abrazarte y consentirte, esperan que fácilmente vuelvas a la vida tal como la conocían, antes de que te fueras. Pero no es tan simple como eso.

De alguna manera, todo se siente como si fueran extranjeros, hay un choque cultural significativo entre tú y tu familia, después de todo, dejaron de compartir una rutina, dejaste de seguir órdenes y ciertas costumbres (hasta tu hora de desayuno choca con la que tenías con el resto de tu familia).

Cuando regresas a casa, amigos, familiares y conocidos te esperan exactamente como los dejaste, siguiendo sus mismas rutinas, con los mismos círculos sociales, frecuentando los mismos bares o hablando de las mismas cosas. Y aún cuando puedes acoplarte, todo se siente diferente de alguna manera. No son ellos los que han cambiado, eres tú.

Es una extraña sensación de desapego por todo y por todos los que te rodean. No es que no los quieras, sino que de alguna manera tus intereses y expectativas han cambiado en un abrir y cerrar de ojos. Quizás hasta pienses que nadie más que tú se siente motivado pero es difícil cambiar la rutina cuando no te mueves del lugar donde estás.

Es cierto que cuando viajas y te encuentras con personas que nada tienen que ver con tu burbuja de cristal, aprendes a adaptarte prácticamente a cualquier situación pero adaptarte a lo que se supone debe ser familiar para ti, se vuelve algo complicado.

¿Qué hacer ahora?

El mundo sigue igual pero no debes dejar que la depresión post viaje te desmotive. Intenta mantener la mentalidad viajera. Sigue experimentando y descubriendo cosas nuevas. No dejes de sorprenderte con lo que te rodea, aún cuando te es demasiado familiar, siempre puedes redescubrir las cosas con una nueva perspectiva. Después de todo, eso aprendiste en tus viajes.

Comienza a planificar tu próximo viaje, te mantendrá ocupada y motivada para seguir buscando nuevos horizontes. Ahora que tienes un nuevo enfoque de vida, verás tu lista de deseos de una manera nueva y más interesante. Cuídate. Seguramente en tus viajes dejaste de pensar en tu físico; dejaste de comer a tus horas, comías enlatados, agotaste tus piernas caminando, tuviste torceduras de cuello y espalda cuando te quedaste en hostales baratos o quizá al contrario, viviste una vida de reina y llenaste tu organismo de chatarra y desvelos sin sentido. Es momento de que te consientas y recuperes energías.

Pero lo más importante: no pienses que volver es una tortura ni tampoco que no volverás a viajar. Manténte siempre a la expectativa de tu siguiente movimiento. Comparte tus historias y ayuda a otros potenciales viajeros a partir de tu experiencia.

Te recomendamos en video