Califican como poseída a una mujer que presentó convulsiones y alucinaciones por un tumor en el ovario

La chica fue rociada incluso con agua bendita

Una mujer que sufrió convulsiones, alucinaciones y paranoia por más de dos meses finalmente encontró alivio después de que los médicos descubrieron un crecimiento masivo de un tumor en su ovario, lo que provocó una rara enfermedad autoinmune en su cerebro. Lorina Gutiérrez, de Nuevo México, incluso fue admitida en una sala de psiquiatría después de que se volvió delirante y se volvió violenta, informó el portal SWNS.

"Estaba tan asustada, era como si estuviera poseída", dijo Stephen Gutiérrez, esposo de Lorina, a la agencia de noticias. "La noche después de que ella regresó a casa de la sala de emergencias, estuvimos despiertos toda la noche. Ella no podía dormir y solo estaba hablando tonterías. Ella seguía diciendo 'Tenemos que salir de aquí, tenemos que irnos'. Ella se levantó y trató de salir de la casa".

Stephen Gutiérrez dijo que los médicos preguntaron si su esposa había estado bebiendo o usando drogas y sugirió que Lorina podría estar experimentando una crisis nerviosa o depresión.

"Durante su consulta psiquiátrica, ella me dio un golpe y tuvimos que detenerla, fue muy fuera de lugar", dijo a SWNS. “Fue entonces cuando ingresó en el hospital psiquiátrico. En un momento arrojé un poco de agua bendita sobre ella. Después, mi familia me dijo que no se hubieran sorprendido si su cabeza comenzara a girar después de que yo hiciera eso".

Finalmente, perdió la capacidad de hablar, caminar o comer de forma independiente y no estaba respondiendo al tratamiento. Luego, la mujer de 39 años fue trasladada al Hospital Presbiteriano, donde los médicos le diagnosticaron encefalitis autoinmune límbica con un receptor anti-NMDA, una enfermedad autoinmune que hizo que su cerebro se inflamara.

Según la Sociedad de Encefalitis, los síntomas de Gutiérrez estaban a la par con su diagnóstico. El trastorno generalmente afecta a las mujeres con más frecuencia que a los hombres, y una vez que se diagnostica, los médicos buscan un tumor subyacente como la causa principal.

Ella había desarrollado la enfermedad como respuesta a un tumor de 6 pulgadas por 6 pulgadas que se había desarrollado en uno de sus ovarios.

La madre de tres niños dijo que su fe la ayudó a mantenerse positiva a pesar de su terrible experiencia, y que espera que al compartir su historia, otras personas estarán más informadas sobre la enfermedad.

Te recomendamos en video