Nueve países en crisis que buscan atraer turistas para salir adelante

Si ya andas pensando en lugares para viajar en este 2019 presta atención a la sugerencia de países que pese a sus conflictos tienen lugares mágicos para ir

Si ya andas pensando en lugares para viajar en este 2019 presta atención a la sugerencia de países que pese a sus conflictos tienen lugares mágicos para ir

Entre desiertos, ciudades antiguas, tenias aun por conocer, castillos medievales, volcanes y hasta playas vírgenes tienen estos lugares para viajar en 2019 en la lista de países que necesitan activar el turismo para salir adelante.

República Islámica de Irán

Irán es considerado un país estable al que cada vez viajan más turistas-según los datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT)- atraídos por su tremendo legado histórico, artístico y arquitectónico, con 17 lugares protegidos por la Unesco. También por sus ciudades en plena ruta de la seda, como Kasahn, la laberíntica Yadz o Persépolis, la antigua capital del Imperio Persa.

Palestina

Jerusalén, Belén, Nablus y Jericó, todas esas ciudades son palestinas todavía y hay que visitarlas porque tienen una gran cultura y mucha historia árabe, cristiana y musulmana. Pese a los conflictos en Gaza, la vida es tranquila en estas ciudades y sus habitantes muy acogedores y amables. Los datos dicen que en los últimos años el número de viajeros ha descendido, pero en 2016 todavía visitaron la Tierra Santa más de un millón y medio. Los turistas pueden ir de fiesta, cenar fuera y visitar monumentos sin ningún problema.

Bosnia

El punto fuerte de Bosnia, un país que en los últimos cinco años ha visto crecer el número de visitantes, es la tradición, pues viven como en los países europeos de hace 30 años, conservando las viejas costumbres de vecindad. Una de ellas es el café, pues con la promesa de un café a quien visite su ciudad, se habla de la maravillosa decadencia de Mostar, de Sarajevo, que en su época de esplendor fue llamada la Córdoba balcánica; de Visegrad y su colosal puente- entre muchos por la diversidad de ríos-o de los peregrinajes católicos a Medugorje, el Lourdes bosnio.

República Árabe de Siria

En el año 2010, Siria, cuna de civilizaciones, recibió casi 10 millones de visitas a sus bellas playas de Latakia. Los turistas van sobre todo a Damasco, la capital más antigua del mundo; a Maalula, la única ciudad del mundo donde se habla arameo; a Sednaia, el segundo destino del turismo religioso tras Jerusalén; a la costa de Latakia o al Crack de los Caballeros, donde está el mayor castillo medieval del mundo; a Ugarit, donde se puede encontrar el primer alfabeto fenicio. Pese al conflicto aun conserven los viejos zocos, bazares, caravanserais, las ciudades más antiguas del mundo, la primera agricultura y sobre todo la gran cocina siria.

Nicaragua

Nicaragua está aún totalmente virgen y tiene grandes fortalezas para los turistas como playas y ciudades bellísimas, entre ellas la más antigua de Centroamérica: Granada. Nicaragua además tiene una magnífica arquitectura hispánica y nueve volcanes activos para el turismo de naturaleza.

Níger

Níger tiene una gran sabana, reservas de animales, el gran desierto del Teneré. Es un país de muchas etnias y culturas. El turismo busca descubrir y conocer el modo de vida de la población nigerina, que es muy acogedora y trata muy bien a los extranjeros.

Sudán

Sudán posee lugares que son Patrimonio Mundial de la Unesco y aspira a llegar a cinco millones de visitantes en 2019. Sus bazas son su arquitectura única-como sus más de 200 pirámides, entre ellas las de Meroe- y el hecho de que la poca afluencia de turistas aún hace posible disfrutar del país sin agobios. Sus mayores retos, mejorar las infraestructuras para poder moverse dentro del país y facilitar trámites burocráticos.

El Salvador

En El Salvador el nacimiento de Pueblos Vivos, un programa turístico para revitalizar y dar a conocer zonas rurales que comenzó con 35 municipios y hoy ya son 262 de los más históricos y pintorescos de ese país atrae a los visitantes.

Venezuela

En Venezuela puedes estar en contacto con la naturaleza y las comunidades indígenas, y ver cómo es el desarrollo sostenible para ellos. Está el Salto Ángel, que es el salto de agua más grande el mundo, de un kilómetro, el Parque Nacional de Canaima, poblaciones pesqueras donde puedes nadar en el mar y ver manadas de delfines. Ciudades como Mérida, con el teleférico más largo y alto del mundo, así como sus cristalinas aguas pertenecientes a sus archipiélagos y costas, tal como lo reseña el portal “Elpais”.

Te recomendamos en vídeo: