En su reciente viaje por Sudáfrica, Eiza escribió: "Soy resiliente. Cada vez que siento que debo renunciar a lo que quiero, aplico la analogía de la montaña. No hay montaña que no pueda subir. Nada se siente más gratificante que llegar a la cima cuando sentía que no podía avanzar más, especialmente cuando mis ánimos están bajos. Impulsar a mi mente y cuerpo durante los momentos difíciles es el acto más grande de amor propio y valentía. Es sumamente sanador estar conectada con mi cuerpo y despejar la mente".

Es obvio que la actriz s encuentra concentrada en su carrera. Sus últimas publicaciones revelan dos grandes proyectos en los que estará participando y su forma de pensar acerca del amor está enfocada en "esperar a que el amor llegue a su vida"   

"Sé que la persona correcta que no está alimentando a sus demonios y que está dispuesta a amarse a sí misma, y amar a otros abnegadamente sin miedo ni remordimientos, llegará. Y yo estaré lista para amarlo mucho más de lo que jamás he conocido