Osteoporosis, un enemigo silencioso

Así es como el calcio fortalece tus huesos y previene esta enfermedad.

Si creías que la leche es solo para los niños o que después de cierta edad ya no necesitas algunos tipos de alimentos, ten mucho cuidado, ya que tu cuerpo puede comenzar a reducir su tamaño y perder contextura antes de tiempo.

Las vitaminas y los minerales son elementos indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

El calcio es uno de los nutrientes que permite tener los dientes y los huesos fuertes, por ello, cuando se presenta alguna carencia de este los huesos se vuelven frágiles, propiciando no solo fracturas, sino también deformaciones del esqueleto que alteran la postura o causan la disminución de la estatura, algo muy común con el paso de los años.

Según explica el médico internista Carlos Nieto, cerca del 80 % del esqueleto está constituido por huesos compactos y es lo que forma la masa ósea del individuo.

Sin embargo, esta estructura no se mantiene intacta durante la vida adulta, sino que varía a lo largo de la existencia, de acuerdo al estado de salud, los soportes nutricionales y los hábitos que adopte la persona.

Las mujeres son las primeras víctimas, ya que a los 35 años se inicia una lenta pero progresiva pérdida ósea por el proceso degenerativo normal, que da lugar a la enfermedad de los huesos débiles: la osteoporosis.

En la mujer el problema se hace más grave cuando alcanza la menopausia, debido a que deja de producir estrógenos, hormona indispensable para la fijación del calcio en los huesos. Por el contrario, el hombre rara vez sufre de osteoporosis, gracias a que durante toda la vida su organismo fabrica hormonas masculinas (andrógenos), que también favorecen la absorción de calcio.

Hay que partir de la base de que esta enfermedad, de consecuencias terribles para quienes la sufren, no tiene cura. No obstante se puede hacer mucho para retrasar su aparición e incluso minimizar su impacto cuando lo hace.

El paciente no tiene consciencia de estar enfermo. Al principio casi nadie se siente enfermo, por eso, es una enfermedad que se diagnostica a posteriori. Ocurre, antes del diagnóstico que hay días que duelen los brazos, otros días las piernas. A medio y largo plazo hay un incremento de la cifosis dorsal de modo que el individuo se encorva poco a poco.

De ahí que es muy importante que, tanto durante el crecimiento, como después de la tercera década de vida, se incremente la ingesta de calcio (leche y sus derivados, yema de huevo, lentejas, carne, espinaca, entre otros) o se consuman productos enriquecidos con este mineral.

Para mayor beneficio se recomienda elevar simultáneamente en consumo de vitamina D (cuya principal fuente es el sol), ya que aumenta la absorción de calcio en el intestino y le da más consistencia a los huesos.

Cuidados

Por el contrario, hay que eliminar los productos que perjudican el metabolismo de los alimentos, como el café y el cigarrillo.

De todas formas, una dieta que proporcione los nutrientes adecuados y un estilo de vida saludable que incluya la práctica del ejercicio moderado le ayudará a gozar de una vida plena al ritmo normal que toda persona activa requiere.

Según el doctor Carlos Nieto, esta generación es la del yogurt y va a tener a la larga menos osteoporosis.

“Hay que tomar leche y quesos sobre todo en la primera infancia y juventud. No se debe fumar y hay que limitar el consumo de café así como llevar una vida sedentaria”, detalla.

Otra recomendación es que el ginecólogo puede hacer una compensación hormonal a la mujer. Esto es comenzar con lo que llamamos la terapia hormonal de sustitución para que los huesos sigan teniendo la cuota de calcio que tenían hasta los 60 o 75 años.

La lista de fármacos capaces de combatir la osteoporosis ya es larga. Los estrógenos de ahora, la calcitonina o el alendronato son algunos de los medicamentos que reducen la pérdida de hueso, inducen en un pequeño porcentaje la creación del mismo y evitan fracturas.

Sin embargo, antes de empezar a recetar fármacos están los hábitos de vida que dan mejores resultados. El consumo de calcio, vitamina D, presentes ya de manera generalizada en alimentos enriquecidos y suplementos como el sol, el ejercicio y estrógenos en las mujeres de edad.

De esta manera y con el tratamiento que su médico indique se podría prevenir una enfermedad que cada año afecta a más mujeres y cuesta miles de millones a nuestra salud pública.