Mujer quedó complemente paralizada por efectos de píldora anticonceptiva y tardó 2 años en recuperarse

Ocho meses después de que se enfermara, finalmente se le diagnosticó el trastorno genético Porfiria Intermitente.

Una instructora de acondicionamiento físico quedó completamente paralizada y ni siquiera podía mover la lengua después de que la píldora anticonceptiva causó que su cuerpo se paralizara.

Katrina Parra, de 26 años, de Venezuela, desarrolló dolor abdominal, ansiedad y vómitos casi constantes en 2012 tras tomar una píldora anticonceptiva. Para la víspera de Navidad, la misteriosa enfermedad la había dejado tan débil y frágil que desarrolló un envenenamiento de la sangre, y se vio obligada a pasar dos meses durante la temporada festiva en cuidados intensivos. A pesar de superar la septicemia, sus síntomas continuaron, dejando a los médicos desconcertados en cuanto a lo que estaba mal.

Ocho meses después de que se enfermara, finalmente se le diagnosticó el trastorno genético Porfiria Intermitente Aguda, que debilitó su sistema inmunológico y fue activada por la píldora Yaz.

Desde que salió de la anticoncepción, se ha recuperado completamente y ahora trabaja como instructora de acondicionamiento físico. Hablando de sus síntomas, dijo: 'En 2012 comencé a vomitar mucho y sentí dolor abdominal, ansiedad y como si necesitara bañarme en agua caliente durante horas, como si me hubieran envenenado.

"Fui a la clínica y los médicos hicieron pruebas, pero las pruebas no mostraron que algo estaba mal. Todavía estaba tomando mi control de la natalidad y cuatro meses después, el 24 de diciembre, me sentí muy mal otra vez. Tenía escalofríos, una temperatura alta y ninguna fuerza en mi cuerpo”, aseguró.

Parra regresó al hospital donde se le diagnosticó septicemia, una infección causada por grandes cantidades de bacterias que ingresan al torrente sanguíneo
Aunque no está claro, se cree que su envenenamiento de la sangre fue causado por su estado de agotamiento como resultado de haber tomado la píldora.

"Me pusieron en una habitación y a nadie se me permitió visitarme a menos que estuvieran completamente cubiertos, así que me protegieron de los gérmenes. Los médicos hicieron muchas pruebas, pero mis síntomas empeoraron. Estaba vomitando, alucinando, tenía dolor abdominal, dolor en las piernas y realmente me estaba volviendo loca", dijo.

Los médicos desconcertados incluso comenzaron a cuestionar si se trataba de un problema psicológico y le dijeron a su madre que debía ver a un psiquiatra.bLos médicos incluso realizaron conferencias sobre lo que podría estar causando sus síntomas, pero nadie pudo encontrar una solución.

A lo largo de la prueba, continuó tomando su anticoncepción. "No importa lo mal que me sentí, todavía no dejé de tomar la píldora", dijo.

"Debido a la dificultad de recibir un diagnóstico, empecé a paralizarme y se puso tan mal que ni siquiera podía mover la lengua. Me pusieron de nuevo en cuidados intensivos, donde pasé días completamente despierta, pero sin poder mover ninguna parte de mi cuerpo. No podía hablar ni moverme, pero mi cuerpo tenía mucho dolor y solo quería morir".

2 años para recuperarse

Ocho meses después de que aparecieron sus síntomas, a la Sra. Parra finalmente se le diagnosticó el trastorno genético AIP.

Ocurre cuando una mutación afecta la capacidad del cuerpo para producir el hemo compuesto que transporta oxígeno en los glóbulos rojos, que desempeñan un papel en el sistema inmunológico del cuerpo, dejando el cuerpo más débil.

Los ataques pueden ser provocados por medicamentos, alcohol o infecciones. No hay cura, sin embargo, es tratable al suspender cualquier medicamento responsable e inyectar el cuerpo con hemo.

"Necesitaba mucha atención médica porque mi cuerpo estaba totalmente paralizado y tenía mucho dolor. El dolor era tan fuerte que lo único que podía aliviarme era la morfina. Los médicos incluso dicen que el dolor abdominal es muy similar a dar a luz. Cada mes, durante dos años, las enfermeras vinieron a mi casa y me pusieron el tratamiento de porfiria directamente cuando tenía ataques todos los meses. Estuve atrapada en una cama durante cinco meses y recuerdo que cuando mi fisioterapeuta me levantó por primera vez, comencé a llorar porque no podía levantarme sola". Parra tardó dos años en recuperarse por completo.

Con información de Luis Fernando Herrera

Te recomendamos ver en video