Estudio reveló que las mujeres víctimas de acoso sexual tendrán un precario estado de salud a largo plazo

La salud de las mujeres abusadas sexualmente se verá afectada a un largo plazo

Alta presión sanguínea. Ansiedad. Depresión. Insomnio. Estas son solo algunas de las posibles consecuencias a largo plazo para la salud que enfrentan las mujeres de mediana edad que sufrieron agresiones sexuales y acoso, según un estudio publicado en JAMA Internal Medicine.

Con el enfoque del mundo en las acusaciones de mala conducta sexual, es un recordatorio aleccionador del costo de salud que cualquier forma de abuso sexual puede tener.

"En cierto sentido, el cuerpo está contando la historia", dijo Nancy Krieger, una profesora de la Escuela de Salud Pública de Harvard que no participó en el nuevo estudio. "No todas son capaces y están dispuestas a identificar lo que les sucedió, pero eso no impide que el cuerpo tenga opiniones al respecto y las exprese".

Consecuencias significativas para la salud

El estudio incluyó a 304 mujeres no fumadoras entre las edades de 40 y 60 años. El 19% de las mujeres reportaron haber sufrido acoso sexual, el 22% reportó haber sufrido una agresión sexual y el 10% reportó ambas.

Rebecca Thurston, profesora de psiquiatría de la Escuela de Educación de la Universidad de Pittsburgh, dijo que las mujeres en el estudio son tres veces más propensa a sufrir depresión y dos veces más propensa a tener una ansiedad elevada.

El estudio halló que quienes experimentaron agresión sexual o acoso tenían el doble de probabilidades de tener problemas para dormir, incluido el insomnio.

Las mujeres que sufrieron acoso sexual en el lugar de trabajo tenían una presión arterial más alta que las mujeres que no lo hicieron, en niveles suficientemente significativos como para ponerlas en riesgo de sufrir un derrame cerebral, aneurismas, enfermedades renales, ataques cardíacos y otras formas de enfermedades cardíacas.

El acoso sexual también se relacionó con niveles más altos de triglicéridos, dijo Thurston, un factor de riesgo clave para la enfermedad cardíaca, que es la principal causa de muerte de mujeres en los Estados Unidos.

Aunque no fue capaz de afirmar una relación directa de causa y efecto entre el abuso sexual y el impacto en la salud, los resultados observacionales fueron interesantes, dijo Thurston, especialmente el impacto del acoso sexual en el lugar de trabajo en la salud de las mujeres.

"Hubo una falta de diferencias notables en los resultados de salud entre las mujeres que fueron agredidas sexualmente o acosadas sexualmente", dijo, "lo que habla de la universalidad de este tipo de experiencias".

Te recomendamos en video