Mujer logra escapar de un secuestro al saltar de un Uber donde viajaba

Booke Adkins pidió varias veces que se detuviera pero la conductora no le hacía caso

Lo que se pensaba que era un paseo rutinario en Uber se convirtió en un escape dramático para una mujer de Florida. Después de que su conductor se negara a dejarla salir de su automóvil y la obligara a saltar de un vehículo en movimiento.

Brooke Adkins había estado en un evento cuando un amigo le llamó un Uber alrededor de las 3 a.m. del miércoles. Según la policía, le pidió a la conductora Destiny Green que la llevara a su casa, pero luego pidió que la llevaran a un complejo de apartamentos.

Durante el viaje, Green comenzó a hacer solicitudes extrañas, como preguntarle a Adkins si podía conducir alrededor de la cuadra después de llegar al destino para poder escuchar música, informa el Tampa Bay Times.

destiny Destiny Green

 

Mientras conducían, la policía de la Universidad Estatal de Florida detuvo el automóvil. Durante la parada, Green supuestamente le preguntó a Adkins si pondría su mano en la consola central y la mantendría presionada. Adkins estuvo de acuerdo, pero comenzó a preocuparse, según WCTV.
Después de la parada, la policía dijo que le pidió a Green que la dejara salir del vehículo, pero Green supuestamente se negó y continuó conduciendo.

"Adkins dijo que le pidió a Green que la dejara salir del vehículo en casi todos los semáforos y Green continuamente dijo que no y nada más", dijo la policía, según el Tampa Bay Times.
En un momento dado, Green supuestamente dijo que planeaba llevar a Adkins al hospital en lugar de su destino, informa WCTV.

Adkins entró en pánico y llamó por video a su amiga antes de hacer una llamada al 911, donde se puede escuchar gritando de fondo.

Adkins, quien luego compartió la historia y las imágenes de sus desgarrados y ensangrentados jeans en las redes sociales, bajó la ventanilla del automóvil después de no poder encontrar la cerradura de la puerta y saltó cuando el automóvil se estaba moviendo. Luego corrió a un estacionamiento y esperó a que llegara la policía.

La policía pudo identificar a Green como la conductora y luego la encontró en su casa. La policía dijo que negó que no dejara salir a Adkins del automóvil y le dijo a la policía que Adkins había sido la que quería ir al hospital, informa el Tampa Bay Times.

La madre de Destiny, Iris Grice, le dijo más tarde a NBC News que su hija había sido diagnosticada con esquizofrenia a los 23, pero que parecía estar mejorando en los últimos años. Ella dijo que visitó a su hija a principios de este mes y que estaba preocupada porque parecía "obsesionada" con conducir para Uber.

"Ella es [una niña] dulce", dijo Grice a NBC News.

Posteriormente, Green fue acusada de secuestro para facilitar un delito grave y un encarcelamiento falso.

Te recomendamos en video