Comunidades se manifiestan contra el Canal de Nicaragua

De acuerdo a grupos conservacionistas, el proyecto del Gran Canal de Nicaragua destruirá poblaciones y naturaleza.

Uno de los proyectos más ambiciosos en el caribe es el Gran Canal de Nicaragua, proyecto que busca ser una alternativa al Canal de Panamá y que promete aumentar el flujo entre el Atlántico y el Pacífico con fines comerciales.

El canal situado en el río Punta Gorda tendría una extensión aproximada de 270 kilómetros cuadrados, realizando el primer viaje en 2019.

El proyecto ha sido rechazado por grupos ambientalistas como Salva la Selva, quienes tienen como objetivo principal la conservación de los bosques, las selvas y los derechos de sus habitantes.

Unos 280 kilómetros de largo, 520 m de ancho y 30 m de profundidad, mucho más grande que el canal de Panamá, alcanzará el canal que pretende conectar de costa a costa el océano Pacífico con el Atlántico a través del mar Caribe ~señala la organización.

Según datos de Salva la Selva serán 100.000 los afectados de expropiación y realojamiento que no saben lo que les espera ni cuándo, pues no ha habido ni debates ni consultas previas.

[De acuerdo a la abogada Mónica López Baltodano] no se han llevado a cabo estudios técnicos, ambientales, factibilidad financiera o proyecciones sobre los beneficios, es decir, no se dan las mínimas condiciones para comenzar con el proyecto.

El gobierno nicaragüense otorgó la concesión para la construcción y la administración del canal al empresario chino Wang Jing por 50 años, prorrogables a otros 50 años más.