Zoológico de Chiapas logra reproducir dos especies endémicas en peligro de extinción

Una pareja de jaguares negros y un polluelo de pavón son fruto del trabajo de los conservacionistas del Zomat.

El Zoomat (Miguel Álvarez del Toro) en Chiapas tiene dos nuevos y exóticos integrantes. Los biólogos que trabajan aquí han logrado reproducir en cautiverio dos de las especies más representativas del estado. Dos nuevos cachorros de jaguar y un polluelo de Pavón son el orgullo del zoológico.

Los cachorros de jaguar son negros, una condición de pigmentación que presentan algunos jaguares en las que sus manchas características no son visibles. Estos pequeños vinieron al mundo por parto normal en el que no hubo complicaciones.

Por otro lado, el pavón es un ave rarísima que sólo vive en la Sierra Madre de Chiapas y al norte de Guatemala. El hábitat tan reducido pone al pavón en mayor peligro a su población de apenas 50 ejemplares. Algunos de ellos se encuentran en programas de conservación en zoológicos extranjeros que forman parte de “embajadores de las nubes”.

El rasgo más característico del pacón es la protuberancia córnea que tiene en la cabeza y del que toma el nombre de “unicornio de los bosques de niebla” o pavón cornudo. Por el momento ni el jaguar ni el pavón se encuentran en exhibición, pues la prioridad es mantener las condiciones ideales para su desarrollo.

Cuando el trabajo de los zoológicos se centra en la conservación y estudio de las especies, su existencia se justifica, no así cuando su objetivo es lucrar con la vida de los animales sin importar las condiciones en las que viven, un ejemplo de ello es la negativa del zoológico de Chapultepec a darle una mejor calidad de vida a Toto y Jambi, una pareja de orangutanes híbridos.