Consejos para producir cero residuos en la crianza de tu bebé

La llegada de un bebé no debe incrementar tu producción de basura al doble, regresa a lo básico y cría un bebé con una consciencia de cero residuos.

La llegada de un bebé a casa significa a menudo un incremento en la basura que desechamos, peor aún, un poco de residuos tóxicos que pueden no terminar en el lugar adecuado.

Muchas de las cosas que compramos para los bebés vienen en empaques pequeños y el desperdicio incrementa, por eso aquí te mencionamos algunos consejos para criar un bebé que genere cero residuos y a la vez que crezca con una conciencia ecológica verde.

Higiene y cuidado

42662569970399936921b660x550.jpg

(cc) Erica Blonde / Flickr

  1. Pañales. Los primeros años de vida te enfrentarás a la difícil tarea de cambiar pañales, más difícil que esto es encontrar un pañal que no lastime la piel de tu bebé. Muchos pañales están hechos de fibras sintéticas que además de ser difíciles de reciclar, causan alergias. Lo mejor es insertar pañales de tela en forros reutilizables, las fibras naturales, aunque sean de segunda mano son más amigables con la piel del bebé y puedes lavarlos en un mismo ciclo de lavado con agua caliente y fría con jabón orgánico, que después puedes secar al sol.
  2. Toallitas húmedas. Aunque son muy prácticas generan montones de basura y además están llenas de químicos. Puedes limpiar a tu bebé con agua tibia y jabón orgánico, o puedes mezclarlo con algunos aceites esenciales y dejar listos los paños húmedos en un calentador de toallas. /li>
  3. Cuidado de la piel. La mayoría de los productos de higiene para el bebé vienen en envases de plástico. No necesitas tanta basura cargada de químicos entre menos productos utilices en la piel de tu bebé será mejor. Te conviene regresar a lo básico y utilizar productos naturales que son más baratos y puedes encontrar en casi cualquier lado, por ejemplo puedes utilizar jabón de aceite de oliva o manzanilla para bañar a tu bebé. También puedes tratar la dermatitis del pañal con aceite de coco o aceite de oliva orgánico.

Alimentación

7642983806688eaf55ddo660x550.jpg

Ⓒ Bliss baby charity / Flickr

  1. Leche. No hay nada mejor que la leche materna, es gratis y es lo más saludable para el bebé. Conviene que te prepares unos meses antes para que aprendas a extraer y almacenar la leche materna. Que seas una madre trabajadora o estudiante no quiere decir que la alimentación de tu hijo se vea disminuida. Además, amamantando puedes quemar más de 500 calorías al día que te pueden ayudar a bajar el peso que ganaste durante el embarazo y creas un vínculo único con él.
  2. Papillas. Hay muchas opciones comerciales a la hora de elegir una papilla para tu bebé, las mejores, hechas con productos orgánicos y de alta calidad pueden costar caro pero todas ellas vienen en envases que terminan haciendo demasiada basura. La mejor opción es preparar papillas saludables con verduras orgánicas, puedes almacenar en el congelador algunas porciones para utilizarlas después. Quizás te tome un poco más de tiempo pero a medida que el bebé crece hay algunos trucos que te pueden ayudar como comprar una licuadora de mano, tomar un poco de la comida que preparas para tu familia y hacer una papilla fresca y al instante.

Vestido y accesorios

812564578453feea770bz660x550.jpg

Ⓒ Jean / Flickr

  1. Ropa. Los bebés crecen muy rápido y no vale la pena que inviertas demasiado dinero en ropa nueva a la que no le dará mucho uso. Por eso la ropa de bebé queda en muy buen estado. Puedes comprar ropa de segunda mano o pasar la ropa de bebé entre tus familiares y amigos. Los bebés son tan hermosos que se ven lindos con cualquier cosa.
  2. Juguetes. Un bebé no necesita tantos juguetes, en vez de comprar grandes cantidades, elige los que sean de mayor calidad y recuerda siempre puedes reciclar los juguetes entre tus familiares.

Como ves, tener un nuevo bebé en casa no tiene que ser tan caro ni producir tanta basura. Al igual que en muchas cosas, menos es más y entre más natural, mejor.

Hay muchos mitos (y consumismo) a la hora de criar a tu bebé, trata de mantenerlo simple y eso sí, no te olvides de abrazarlo, decirle cuánto lo amas y demostrarle todo ese amor poniendo tu esfuerzo en darle lo más natural y menos procesado. De esta manera le procuras un lugar mejor para vivir el resto de su vida.