Un nuevo y extremo ecosistema ha sido descubierto bajo los hielos de la Antártica

Los científicos creen que los peces hallados podrían pertenecer a la familia “Nototheniidae” que dominó la Antártica hace 35 millones de años

Los peces más australes del mundo, crustáceos y otros organismos microscópicos como las protistas y bacterias, forman parte de este ecosistema que vive en la oscuridad absoluta a 10 metros de la superficie, entre una capa de hielo de más de 7 metros de espesor y un estéril y rocoso fondo marino.

El 8 de enero pasado, un equipo técnico perforó la plataforma de hielo Ross utilizando un potente taladro de agua caliente desarrollado y construido por la Universidad de Nebraska-Lincoln. Una semana después, los científicos recorrían una superficie de de 400 metros cuadrados para recoger la mayor cantidad de muestras posibles.

El descubrimiento lo hizo una delegación de más de 40 científicos de la Universidad del Norte de Illinois, gracias a la utilización de un robot especialmente diseñado para recorrer un trozo de hielo glaciar ubicado frente a la costa de la Antártica, según informa el medio Scientificamerican.com. El trabajo es parte del proyecto WISSARD, (Whillans Ice Stream Subglacial Access Research Drilling),

El co-director de la investigación, Ross Powell, al Ministerio del Medio Ambiente, esto es “un hecho increíble, debido a la manera en que se ha desarrollado un ecosistema en un ambiente hostil, lejos de la luz solar, necesaria para la existencia de la vida en la Tierra“.

Dadas las características observadas de estos organismos, los científicos se arriesgan a decir que los peces encontrados podrían pertenecer a la familia “Nototheniidae”, la que dominó la Antártica hace 35 millones de años y fue capaz de evolucionar a nivel proteico cuando los océanos comenzaron a enfriarse.

 Slawek Tulaczyk, científico jefe del proyecto WISSARD y profesor de la Universidad de California, Santa Cruz, dijo a Scientific American: “He pasado mi carrera científica estudiando cómo esta capa de hielo puede contribuir al futuro aumento del nivel del mar en el mundo. Sin embargo, ahora me doy cuenta de que la retirada de la capa de hielo también puede afectar un ecosistema único“.

 

La tarea que les queda ahora es determinar, mediante pruebas de agua, si el ecosistema encontrado es capaz de sostenerse en base a alguna forma de energía química, como el metano o el amonio. Además, descubrir peces que sobreviven en estas aguas extremadamente frías (-2°C) y completamente oscuro, plantea nuevas preguntas sobre la capacidad de la vida para prosperar en ambientes extremos.