Japoneses planifican Espiral Oceánico, la primera ciudad submarina 100% sustentable

1.500 viviendas, un hotel con 400 habitaciones, un centro comercial y un laboratorio para estudiar los recursos del fondo marino son algunas de las instalaciones que contempla el proyecto.

Aunque parezca una película de ciencia ficción, la empresa japonesa realizadora del proyecto, Shimizu Corp, ya ha llegado a un nivel avanzado de la planificación de la ciudad. Por el momento esperan asegurar el financiamiento de US$25 mil millones con ayuda de la industria privada y el gobierno japonés, a través de la asesoría de la Universidad de Tokio y otras empresas de energía.

Cuando esto ocurra, podrán habitar allí hasta cinco mil personas, las que tendrán a su disposición 1.150 viviendas, 50 mil metros cuadrados de oficinas, un hotel con 400 habitaciones, un centro comercial, una instalación de investigación en el fondo del mar y un laboratorio para estudiar los recursos de las profundidades marinas, entre otras cosas. Todo esto distribuido en una altura de aproximadamente 75 pisos.

La proyección de la ciudad se extiende en una esfera de 500 metros de diámetro bajo el que habrá un espiral de 15 kilómetros de largo que conectará a Espiral Oceánico con el fondo marino. Según la empresa, la idea es aprovechar al máximo el potencial que existe en las profundidades a la vez que propone una nueva forma de vida en que las cinco crisis mundiales -comida, energía, agua, dióxido de carbono y recursos naturales- estén superadas.

La vida en el Espiral Oceánico

Preocupados por la experiencia de terremotos y tsunamis que son frecuentes en Asia Oriental, el equipo de Shimizu Corp pensó en un habitat más seguro y cómodo que el de la superficie terrestre donde la solución a la que se llegó fue el Espiral Oceánico. La apuesta es que esta ciudad tenga una temperatura constante gracias al océano -por lo que no se vería afectada por tifones o terremotos-, además de que se espera que  los métodos de generación de oxígeno de la ciudad permitan una mayor concentración de éste que el que hay en la atmósfera de la Tierra.

La estructura contempla una estructura que albergará el espacio público, las zonas residenciales y comerciales en la parte superior y los laboratorios de investigación en el inferior.

shimizu1.jpg

(CC) Shimizu Corporation

Los beneficios de habitar el fondo marino

El equipo de Shimizu Corp ha reconocido las potencialidades del fondo marino para resolver algunos de los principales problemas que existen actualmente entre la población que habita la superficie terrestre. La primera de ellas es la comida que, según la compañía, bajo el mar no sería en un problema, ya que éste ofrece un potencial ilimitado de pesca, tanto en términos de cantidad como calidad.

La energía eléctrica es otro asunto que no se puede dejar de considerar, ya que hoy tiene una escasa oferta debido a la globalización del desarrollo económico. Ante esto, una de las soluciones que plantea el proyecto es la conversión de la energía térmica del océano utilizando la diferencia de temperatura entre las profundidades y la superficie del mar. Otra opción es el aprovechamiento del CO2 utilizado por microorganismos subacuáticos para producir metano y convertirlo en energía y, al mismo tiempo, reducir las emisiones de CO2. También es posible extraer minerales de tierras y metales.

En tercer lugar, el agua. Bajo el mar podría producirse un volumen ilimitado de agua fresca utilizando diferentes métodos de desalinización disponibles actualmente.

En cuanto a los recursos, el proyecto propone minerales de tierras y metales presentes en el mar y la generación y mantenimiento de recursos provenientes del agua y el suelo submarino, por ejemplo, mediante depósitos hidrotermales artificiales.

De todas formas, esto no quiere decir que la construcción del Espiral Oceánico sea sencilla. Dentro de los mayores desafíos está la tecnología necesaria para la construcción de la esfera, como por ejemplo, las hojas de acrílico triangulares que deben 50 metros de largo y tres metros de espesor para soportar la presión del agua, además de las costillas de plástico reforzadas con fibra de vidrio integradas a una estructura gigantesca de hormigón.

Para esto, Shimizu Corp cuenta con el apoyo de la Agencia Japonesa de Ciencias Marinas y Tecnología (JAMSTEC). Por su parte, Christian Dimmer, del departamento de estudios urbanos de la Universidad de Tokio, dijo a El Clarín que el proyecto es una “tecno-utopía” que responde a una crisis, en este caso al cambio climático y el creciente nivel del mar.

Experimentamos algo similar en Japón en los 80, cuando esta corporación propuso la construcción de subterráneos, torres con una longitud de un kilómetro. Es bueno que mentes creativas expriman sus cerebros para lidiar contra el cambio climático, el incremento de los niveles del mar y sociedades resilientes“, agregó.

Shimizu Corp cuenta con un historial de proyectos futuristas, como una base lunar, pirámides flotantes, un hotel en el espacio y ciudad botánicas flotantes, entre otros. Sin embargo, ninguno ha logrado consumarse y por esto muchos se preguntan si el Espiral Oceánico correrá la misma suerte o logrará pasar de ser un proyecto a una realidad.