¿Chía o linaza? Descubre sus propiedades y escoge la mejor para ti

La naturaleza pone a nuestro alcance dos semillas sumamente útiles. Descubre sus beneficios.

La mejor parte de las tendencias alimenticias, es que de pronto nos encontramos con muchísimas opciones. Cosa que hace unos años no pasaba (bendita la época en que uno se vuelve vegetariano cuando el estilo de vida verde está en boga). Hoy en día, tenemos muy fácil acceso a dos semillas muy buenas para la salud: la chía y la linaza. Pero, ¿cómo vamos a saber cuál nos conviene más añadir a nuestros licuados y desayuno?

Quizás ambas, porque tienen excelentes propiedades para tu salud, aunque puede que algunas te interesen más que otras.

La chía

Origen: Chía viene de la palabra “Chian” que significa aceitoso. Esta planta es nativa de México y Guatemala.
Qué es: Esta semilla produce la planta de chía.
Por qué es buena para ti: una sola onza de esta semilla contiene 9 gramos de ácidos omega 3, 5 ml de sodio, 11 gr de fibra y 4 de proteína. En esa sola onza, obtienes el 18% de la cantidad recomendada de calcio diaria, 27% del fósforo y 30% del manganeso.

Claro, además de que agregar chía a tu dieta ha demostrado levantar la energía, estabilizar el azúcar, ayuda con la digestión y los niveles de colesterol.

chia-2.jpg

(cc) Stacy Spensley | Flickr

La linaza

Esta semilla se conocía desde el 30,000 A. C. Se usaba su fibra para realizar telas y puede crecer en las regiones más frías del mundo.
Qué es: La linaza es una planta alta y delgada que se cosecha anualmente. Tiene flores de color azul pálido.Ya que puede ser utilizada para fabricar telas, y también para hacer aceites, su nombre en latín significa: “La más provechosa”.

Por qué es buena para ti: Contiene  fibra, ácidos grasos Omega 3 y  muchos micronutrientes. Se ha comprobado que reduce el colesterol y el riesgo de cáncer de próstata o mama, ayuda a estabilizar los niveles de azúcar (muy bueno para los diabéticos) y además está llena de antioxidantes. Cabe destacar que es un genial sustituto para huevo.

Fuente: My natural family