Estados Unidos tiene su primera escuela vegana

La escuela MUSE en Calabasas California fundada por la esposa del cineasta James Cameron y su hermana es la primera en Estados Unidos que integra un menú a base de plantas.

El respeto por el planeta empieza a practicarse desde niños, así podemos tener adultos más conscientes del medio ambiente. Bajo esta idea, la activista ambiental y actriz Suzy Amis Cameron (además esposa de James Cameron) fundó junto a su hermana Rebecca Amis la escuela MUSE en Calabasas California. Esta escuela privada inaugurada en 2006 se ha convertido en la primera en el país que ofrece un menú de origen vegetal.

MUSE basa su educación en el aprendizaje individual y en la pasión con enfoques ambientalistas. La escuela invita a sus alumnos a vivir conscientemente con ellos mismos y cuidar el planeta. Al parecer hay padres que coinciden con esta teoría de vida y aprendizaje pues este año la escuela abrió un nuevo programa de preparatoria.

No siempre hubo un menú vegano en MUSE, en sus inicios servía carne orgánica todos los días. Hace tres años, Kayla Webb una chef que trabajaba en un spa en San Diego se unió al equipo de la escuela y desde entonces se empezó a reducir la carne del menú sirviéndola sólo una vez por semana. A partir del próximo año dejará de servir carne por completo.

El menú de almuerzos de MUSE no contiene leche o derivados, tampoco productos de soya y aunque podría considerarse vegano, los líderes de la escuela prefieren que se le llame “a base de plantas” ya que el veganismo constituye un estilo de vida que la gente adopta. La escuela simplemente trata de que los niños entiendan que su forma de comer en la escuela impacta al medio ambiente de diferentes maneras.

Antes de tomar la decisión de dejar de servir carne, las autoridades educativas tuvieron juntas con los padres de familia, muchos de ellos han adoptado el veganismo mientras que otros no. Para los niños tampoco ha sido fácil dejar los clásicos de los almuerzos escolares como los nuggets de pollo pero colocar una barra de ensaladas le ha permitido a los estudiantes elegir lo que quieren comer.

Un menú saludable no estaría completo sin agua y té que reemplacen la leche y los refrescos, así que la escuela ofrece estas bebidas a sus miembros que ahora ascienden a 175 personas entre empleados y alumnos en 2 campus. Sólo con estas modificaciones en el menú, se ha reducido la huella de carbono en más de media tonelada por persona en 9 meses. Es como si retiraras 25 autos de la calle que recorrieran 483 kilómetros.

Para una formación integral, la escuela que está ubicada al borde de las montañas de Santa Mónica, tiene un huerto propio con un programa que enseña a los estudiantes sobre jardinería y cultivo de alimentos. Para finales de año planean producir al menos la mitad de la comida que consumen. Esto es educación sustentable y lo que en definitiva me gustaría para mis hijos, ¿tú qué opinas?