logo
Lifestyle 17/09/2014

Este mar te obliga a nadar con el rostro cubierto

En China, quienes quieren nadar en el Mar Amarillo optan por cubrirse la cara con un “facekini”.

Por : Jorge M. Nuñez

Cuando por primera vez vi esta imagen, pensé que se trataba de alguna especie de imitación de los luchadores mexicanos, creí que intentaban emular al Dr.Wagner o a el Santo, pero no, estas máscaras que ahora se usan en Qingdao, China y se llaman Face-kinis.

Los hay en muchos colores y variados diseños: se puede comprar sólo la máscara o todo el bañador completo; y tal ha sido el impacto de esta prenda que ya figuran en la CR Fashion Book. Los usuarios del face-kini dicen que sirve para protegerse del sol, de las algas marinas, de las picaduras de medusas (aguamala) y de la excesiva contaminación existente en el Mar Amarillo.

Cuestión, esta última, que nos hace reflexionar: Si te tienes que cubrir zonas delicadas, como la cara, debido a lo contaminada que está el agua, ¿qué tan contaminada está?

Situemos primero el área que estamos hablando, el Mar Amarillo se encuentra entre China continental y la Península de Corea, y lleva este nombre debido a las arenas que lo tiñen de ese color.

En el año 2007 se descubrió un importante yacimiento petrolero de más de mil millones de toneladas en la costa y en la plataforma continental del Mar Amarillo, con una superficie total de 1.579 km. cuadrados. Pero el 22 de julio de 2010, un oleoducto explotó contaminando a tal grado el mar que suspendieron la pesca durante todo el mes, y se cerraron las playas para los bañistas. Se registraron manchas de crudo de 430 Km. cuadrados, y se estimó que fueron 1.500 toneladas las que se derramaron en todo el mar.

No obstante con esto, el Mar Amarillo, específicamente en la ciudad de Qingdao, ahora se ha teñido de verde. El nuevo color se debe a la proliferación excesiva de algas, este problema se ha venido arrastrando desde hace 6 años, donde cada verano florecen estas algas que cambian el paisaje drásticamente. Este año la superficie cubierta por algas alcanzó los 28.900 kilómetros cuadrados, el doble que la mayor registrada antes en 2008.

Aunque las algas no son tóxicas para el ser humano ni para la fauna marina, el gobierno de Qingdao ha utilizado maquinaria para remover cerca de 7.335 toneladas de algas, porque éstas, al cubrir enteramente la superficie del mar, acaparan toda la luz del sol y consumen todo el oxígeno, sofocando la vida marina. La floración de estas algas no es gratuita y se señalan tres posibles culpables: la industria agrícola, aguas residuales sin trata o descarga de basura industrial en el agua.

Sumando todos estos elementos podemos entender la necesidad de la población por cubrirse zonas delicadas del cuerpo; y más que una moda exótica, parece un relato de ciencia ficción.