Cómo preparar la masa de pizza con borde de queso

¿Cómo te gusta la pizza? Con tomate, queso, jamón, ¿y con borde de queso? ¡Agrega el toque diferente a tu clásica preparación!

Una de nuestras favoritas para disfrutar a cualquier hora. La pizza puede ser con el relleno que quieras, con una base de salsa de tomates, orégano, queso, jamón, rúcula, pimentones, entre otros ingredientes. El estilo depende del gusto de tu paladar y el de tus entusiastas comensales. Pero, ¿qué te parece una pizza con borde de queso? Es justo aquí cuando se produce la magia en la cocina.

Añadir el queso es muy simple. La técnica está en dejar la masa reposar el tiempo suficiente, darle forma y añadir el queso en el borde y cubrir con la misma masa, cuidado siempre de que la lata del horno esté con papel de hornear o aceite, para proteger la base y esperar su cocción. Insistimos, el relleno lo añades tú, lo importante es que al salir del horno tendrás una exquisita pizza con borde de queso para disfrutar. ¡A  cocinar!

Ingredientes

  • 400gr de harina normal
  • 20gr de levadura fresca
  • 5 cucharadas de aceite de oliva
  • 210ml de agua tibia
  • una cucharadita de café de sal
  • 200gr de mezcla de quesos o mozzarella para rellenar los bordes

Cómo preparar la masa de pizza con borde de queso

  1. En un bol mezclamos la harina con la sal y añadimos el aceite. Disolvemos la levadura en el agua tibia y se la incorporamos a la harina, removemos bien con una cuchara de madera. Una vez esté todo bien mezclado pasamos la masa a una superficie plana espolvoreada con harina, la amasamos durante unos 4-5 min hasta que no se pegue a las manos. Le damos forma de bola.
  2. Introducimos de nuevo la masa en el bol y lo cubrimos con un paño de cocina húmedo. La dejaremos reposar durante unas 2-3 horas hasta que crezca más del doble (eso dependerá de la temperatura del ambiente)
  3. Encendemos el horno a 210ºC sin aire para que se vaya calentando.
  4. Sacamos la masa del bol y la estiramos con un rodillo, encima de una superficie con un poco de harina esparcida, procurando darle forma redondeada a la masa.
  5. Ya estirada, la depositamos encima de una bandeja redonda que tendremos cubierta con papel de hornear. Ajustamos bien la masa al molde y cortamos con un cuchillo o unas tijeras de cocina la masa que nos sobra por los bordes. Mojamos un pincel en agua y lo pasamos por toda la parte de arriba de los laterales para que luego la masa se nos pegue mejor a la base y quede bien sellado el borde relleno.
  6. Ponemos el queso o mozzarela por los bordes, lo vamos cubriendo con la masa, sellamos presionando un poco con los dedos para que nos quede todo bien cerrado.
  7. Cubrir el centro con los ingredientes de nuestro gusto y disfrutar de una exquisita pizza con borde de queso. La introducimos en el horno a 210ºC sin aire unos 35-40 minutos, aproximadamente, ¡y listo!

Fuente: Una pincelada en la cocina