Ciudades más verdes: ciudades menos ruidosas

El “HOSANNA Project” afirma que es posible alcanzar reducciones de ruido mayores a 10 dB(A) si se utilizan correctamente las medidas de control “verdes” al tráfico vehicular y trenes.

Las conclusiones del estudio realizado por el grupo de investigación a cargo del “HOSANNA Project” (Holistic and Sustainable Abatement of Noise by optimized combinations of Natural and Artificial means), publicado en enero de 2013 y financiado por la Unión Europea, arrojan que las medidas de control de ruido “verdes” apuntadas al tráfico vehicular y trenes podrían lograr atenuaciones de ruido considerables, las que van desde 1 a 10 dB(A) e incluso más si se combinan adecuadamente entre ellas.

El proyecto apunta a estudiar las mejoras al ambiente acústico, considerando que las principales fuentes de ruido causante del impacto acústico negativo son las fuentes móviles del transporte público y privado, optimizando el uso de áreas y superficies verdes y otros elementos naturales, en combinación con elementos artificiales en ambientes urbanos y rurales para reducir el impacto del ruido generado por tráfico vehicular y de trenes, dándole así un impulso a las políticas verdes mediante el uso de materiales reciclables, un impacto visual positivo y mejorando la relación costo/beneficio.

Las principales medidas propuestas consisten en barreras acústicas de baja altura con diseño especial, ubicación estratégica de árboles y arbustos en gran cantidad, tratamiento del suelo con diseño geométrico específico e implementación de fachadas y techos de edificaciones con plantas, entre otras, siendo posible combinarlas adecuadamente ente ellas para lograr mejores resultados, tal y como se aprecia en las siguientes ilustraciones:

columna1.jpg
columna2.jpg

Una desventaja del estudio es que no se presenta una validación de resultados a partir de mediciones, ni tampoco una metodología para hacerlas. Aunque si bien hay más de 7 universidades* de todo el mundo participando en el proyecto, y por tanto sus opiniones son difíciles de desacreditar, su enfoque es más bien predictivo, ya que utilizan métodos numéricos como el Método de Elementos Finitos (FEM: Finite Element Method) o el Método de Elementos de Contorno (BEM: Boundary Element Method), argumentando que la normativa de propagación sonora en exteriores ISO 9613-2 generalmente aplicada, no permite predecir el impacto de este tipo de soluciones, dadas algunas de sus limitaciones.

Claramente esto es una gran noticia para quienes disfrutamos de la acústica y trabajamos por un ambiente sonoro agradable en las ciudades. Siempre esperamos con entusiasmo el desarrollo y aplicación de este tipo de investigaciones, además del tan necesario cambio tecnológico del parque automotriz hacia un tipo eléctrico y/o híbrido.


* Las universidades participantes son: TOI (Norway), University of Sheffield (UK), University of Bradford (UK), Stockholm University (Sweden), Acoucité (France), Hanyang University (South Korea), Chalmers University of Technology (Sweden), CSTB (France), Canevaflor (France), IBBT Gent University (Belgium), Müller BBM (Germany), Open University (UK), City of Stockholm (Sweden).