Moda ecológica gracias a fibras de tela fotovoltaicas

La nueva tendencia de la moda sustentable abre las puertas a dos propuestas innovadoras: Solar Fiber y Wearable Solar.

Mi mamá siempre me dice “haz de la moda lo que te acomoda”, y bueno, creo que estos nuevos tipos de fibras podrían ser incluidos entre los materiales de ropa que me acomodan.

En mayo de 2012, cuatro diseñadores holandeses crearon The Solar Fiber Project, una fibra flexible y fotovoltaica que convierta la energía solar en energía eléctrica. Este hilo podría ser usado en cualquier aplicación textil, con la gran ventaja de que los productos finales pudiesen producir electricidad.

“Si tu miras alrededor, los textiles cubren muchas superficies, entonces por qué no darles un poder superior que pueda tomar ventaja de esto, como la recolección de energía solar”, afirmó Meg Grant, co-fundadora de Solar Fiber.

El día de hoy, el equipo de Solar Fiber ha trabajado en varios prototipos que muestran las reales aplicaciones de esta tecnología, y cómo podría revolucionar la forma de generar y almacenar energía. Es más, su último producto, un chal sola, indica en tiempo real cuánta energía solar se a recolectado.

Otro producto similar es Wearable Solar, creada por la diseñadora holandesa Pauline van Dongen, cuya idea es empoderar el cuerpo humano, ya que interactúa con el sol de manera natural, para luego transformarlo en una fuente de energía.

Actualmente, cuenta con una colección que se compone de un abrigo y un vestido, prendas que producen energía a través de las células solares que tienen en su interior.

Estas dos propuestas son las primeras en darse a conocer para la nueva tendencia de moda sostenible y ecológica, donde las prendas adquieren la nueva función de ser más que elementos decorativos y de abrigo, sino que también una fuente de energía permanente. Quizás incluso en el futuro podamos cargar nuestros celulares conectándolo en nuestro abrigo. Genial, ¿no creen?