Tierno y orejudo zorro fénec [Animales Fantásticos]

Es la especie más pequeña de la familia de los zorros, y la única que puede domesticarse.

Hace unos años, un grupo de escritores chilenos (8 para ser precisa), se juntaron en un libro llamado OctocéfaloUna de las historias se llamaba Martina y el Fennec, y debo admitir que por mucho tiempo creí que el fénec era un animal inventado. Pero no, es un animal real (pero sin los poderes del cuento).

El zorro fénec es el cánido más pequeño del mundo, teniendo una altura de 20 cm y 40 cm de largo (contando la cola que mide más de 25 cm). Su pelaje es de color arena, siendo más claro en la cara y vientre. Tiene una cola larga y muy peluda con la que se enrolla cuando duerme, pero su rasgo más distintivo son sus enormes orejas, que le ayudan no solo a oír mejor, sino que también a irradiar el exceso de calor al exterior.

Debido a que vive en los desiertos, todo su cuerpo está cubierto de pelos para protegerse del sol, incluso sus patas, por lo que puede utilizarlas como “raquetas de nieve” y no quemarse con la ardiente arena, y no solo eso, sino que además sus patas son excelentes palas que usa para cavar sus guaridas subterráneas.

Estos pequeños zorros viven en comunidades formadas por unos 10 individuos, y al igual que otros canes, los machos marcan su territorio con orina y son muy agresivos cuando llega la época de apareamiento anual, que es entre los meses de enero y febrero, y las crías nacen entre abril y mayo.

Su hábitat se encuentra entre África y Asia, entre Marruecos y no más allá del norte del Níger, sobre todo en los oasis del desierto del Sáhara y Arabia. Es un animal nocturno que se alimenta de insectos, reptiles, reodores, aves y huevos, además de frutas como dátiles, bayas, etc.

Felizmente, el fénec no es una especie amenazada ni en peligro, sin embargo, es frecuentemente perseguido y cazado por su piel. No hay estimaciones precisas sobre el número de su población, pero se asume que no es poca debido a las observaciones de quienes atrapan a estos animales y los venden a turistas como mascotas.

Si bien los fénec pueden ser mascotas, sus rasgos de personalidad salvajes y el hecho de que sean nocturnos, no se acabarán cuando sea domesticado. Además, son animales sociales que necesitan estar con otros de su especie.

Así que no te dejes llevar por su cara tierna y su sedoso pelaje, los fénec no son la mejor mascota que podrías tener. Es mejor dejarlos ser libres y felices en su hábitat natural.