Cómo preparar el mofongo de Puerto Rico

Estamos seguros de que este plato le pone el “Rico” al nombre de la isla, ¡no dejes de probarlo!

Comprender la cocina de Puerto Rico es comprender su geografía y los productos que ella ofrece. Basta tomar un mapa y ubicar la isla para saber que encontraremos plátanos y mariscos en todas sus presentaciones, pero, también, encontramos yuca, acerolas, carne de cerdo y ¿ya dijimos plátanos?

Uno de los platos más representativos es el mofongo. Se trata de un plátano macho hecho puré y mezclado con de guisado, que puede ser de mariscos o de carne. Se hace con plátano macho o con “amarillo” que es el plátano maduro. También pueden mezclarse los dos o se usa yuca en su lugar. El que tiene ambas variedades de plátano y yuca se llama trifongo. No importa cuál elijas, todas las variedades son deliciosas.

Otro plato, o deberíamos decir comida completa es el asopao. También puede ser de mariscos, carne o pollo y se trata de un caldo con arroz, verduras y mucho sabor. Este plato es característico de toda la cocina caribeña, no solamente de Puerto Rico. El arroz es de hecho parte de la dieta básica, acompañado de frijoles (que allá llaman habichuelas), al igual que en Belice y otros países cercanos.

Comparte también con las zonas mayas los tamales, pero aquí les llaman pasteles, y el mojo, que es una salsa con cítricos y picante que también encontramos en Cuba.

Si tienen la oportunidad de visitar un restaurante puertorriqueño, no dejes de pedir también las alcapurrias, la crema de plátano, los surullitos de maíz y el chicharrón de pollo, le ponen el “rico” a Puerto Rico.

Mientras, para conocer esta cocina en casa, aquí está la receta del mofongo básico, que, como dijimos, se puede comer solo o mezclado con algún guisado.

Ingredientes

  • 3 plátanos machos
  • 3 dientes de ajo
  • aceite vegetal para freír
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 200 gr de tocino picado y cocido (sin dorarse)

Cómo preparar el mofongo de Puerto Rico

  1. Pela los plátanos y córtalos en rebanadas que freirás en el aceite vegetal caliente (esto se llama “tostones”)
  2. En un procesador de alimentos, muele el ajo junto con el tocino y el aceite de oliva
  3. Con un mortero (pilón o molcajete), ve moliendo los tostones junto con la mezcla de ajo hasta que esté todo integrado; no lo hagas en una licuadora porque quedaría demasiado liso, la mezcla no debe ser uniforme
  4. Con las manos, forma bolas con esta masa y fríelas en el aceite, también puedes darles forma cóncava para rellenarlas con guisado

Sirve bien caliente como plato fuerte. ¡Riquísimo!