El pingüino emperador en peligro por el cambio climático

Si el hielo marino decrece de acuerdo a las proyecciones de IPCC, la población de pingüinos emperador disminuirá en un 50% para 2100.

Antártida es una zona vulnerable por el turismo y la falta de tratados para la protección ambiental, pero su mayor amenaza es el cambio climático. Este territorio es hogar de especies únicas, como los pingüinos emperador, que cada año enfrentan nuevos retos para sobrevivir. Para finales de este siglo, la marcha de los pingüinos será muy diferente a la que conocemos.

Un nuevo estudio realizado por la Institución Oceanográfica de Woods Hole (WHOI, por sus siglas en inglés) indica que la población de pingüino emperador (Aptenodytes forsteri) se verá reducida drásticamente: dos tercios de las colonias disminuirán su población en un 50% hacia el año 2100.

Hace 4 años estos mismos investigadores llegaron a una conclusión similar al estudiar a una sola colonia de pingüinos ubicados en Terre Adélie — en la Antártida oriental —. En esta ocasión, el estudio publicado en Nature Climate Change recopila datos de las 45 colonias que habitan en el continente antártico. Una señal de alerta que, en la conclusión de este estudio, indica que la especie debe agregarse a la lista de animales en peligro.

La situación del hielo marino

pinguinoemperadorvida660x550.jpg

(dominio público) Zina Deretsky / National Science Foundation

Los ciclos del pingüino emperador dependen del hielo marino para la cría de sus polluelos, la alimentación y la muda de plumas. Es un factor complejo en el hábitat de los pingüinos, ya que se puede mostrar dos escenarios.

  • Si hay demasiado hielo, las distancias son más largas. El pingüino debe llegar al océano, cazar y regresar con alimento para sus crías; muchos de ellos mueren en el viaje.
  • Si hay menos hielo, se reduce el krill antártico, crustáceo que es la base de la alimentación de esta ave y forma parte de la dieta de muchoas especies de la zona. Por otra parte, sus zonas refugio disminuirán de manera significativa.

El presente estudio consideró ambos factores en su modelo, aún cuando las proyecciones del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas inglés, consideran que el hielo se reducirá.

“Si el hielo marino decrece al ritmo previsto por los modelos climáticos del IPCC, y continúa influyendo a los pingüinos como lo hizo en la segunda mitad del siglo XX en Terre Adélie, se prevé que al menos dos tercios de las colonias disminuyan su población actual más de un 50% en 2100 […] Ninguna de las colonias, ni siquiera las más meridionales en el mar de Ross, constituirán un refugio viable para finales del siglo XXI”,  asegura la bióloga del WHOI Stephanie Jenouvrier.

Protección y refugio para el emperador

pinguinoemperadorcolonia660x550.jpg

(dominio público) Wikimedia

La proyección no es alentadora. Entre la pérdida de hielo marino, la reducción del alimento y la perdida de biomasa en la zona, afectaría a pájaros, peces, ballenas, todos los animales que forman parte de la cadena. Por ello, el estudio pide la protección de estos animales, en especial del pingüino emperador. Sin embargo, no todos están dispuestos a cooperar.

Organizaciones ecologistas han propuesto que se creen reservas en el mar de Ross, al este de la Antártida, para proteger a esta especie. Por lo pronto, Rusia se opone a la propuesta (¿intereses de por medio?), sin embargo, Antártida es una zona neutral que se rige bajo el Tratado Antártico.

De acuerdo con Andrea Kavanagh, del Pew Charitable Trusts, “las reservas marinas son una de las mejores maneras de proteger a los pingüinos”. Entonces ¿por qué negarles ese espacio?, ¿por qué negarles una oportunidad de proteger a la especie, de mantener la marcha de los pingüinos en pie? Porque, así como los emperador, hay otros pingüinos afectados por el cambio climático y que igual necesitan de nuestra ayuda.