logo
Biomason, un ladrillo que crece de las bacterias
Lifestyle 27/06/2014

Biomason, un ladrillo que crece de las bacterias

¿Cómo que no se pueden cosechar ladrillos? Un nuevo invento llamado biomason nos muestra que sí.

Por : Addi Gutiérrez

La industria de la construcción deja cada año una huella ambiental lamentablemente extensa. Apesar de que muchos estamos a favor de la arquitectura sustentable, lo cierto es que falta mucho por hacer en materia de productos alternativos, como el adobe o la paja, los cuales no necesitan un proceso industrial para su utilización.

La Producción mundial de cemento en 2008 ascendió 2,8 billones de toneladas, con las cantidades equivalentes de CO2 liberado a la atmósfera. el 40% de las emisiones de dióxido de carbono están vinculados a la industria de la construcción.

La fabricación de hormigón, uno de los materiales con más consumo de energía debido a la transportación y horneado, pues utiliza piedra caliza convertida en cemento a través de procesos de alta temperatura.

Historia

Biomason es un ladrillo que se forma con procesos naturales, nació en 2012. La patente fue creada por Ginger Krieg Dosier.

Para la idea de biomason se toma como antecedente un estudio de la estructura de los corales, que crean un tipo de “cimiento” debido a la temperatura y microorganismos en el agua de mar. La idea central era que en lugar de fabricar ladrillos estos sean plantados y “crezcan” de la tierra. Este proyecto ha ganado premios como Next Generation “The Big Fix” de la revista Metropolis.

Tecnología

Para la “fabricación” se emplean microorganismos y un proceso químico biológico de mamposteo a base de cemento.

Los procesos actuales de construcción usan una paleta limitada de materiales tradicionales, como son concreto, vidrio, acero y madera. Estos materiales contienen una alta energía incorporada y dependen de recursos naturales limitados. Biomason “planta” sus ladrillos y deja que los microorganismos hagan el resto.

Aplicación

Es un material tan resistente para utilizar como mampostería normal. Aunque el proceso de fabricación sigue siendo continuamente actualizado para optimizar su producción y costo, ya se puede considerar como una alternativa más en el campo de la construcción sustentable.