Los 4 pilares de la sana alimentación

¿Te cuesta trabajo alimentarte bien? ¿Te causan mucha confesión las tablas de nutrición? Aquí tenemos una guía muy sencilla.

¿Quién realmente puede decir que tiene una sana alimentación? La realidad es que nos gusta pensar que tenemos una sana alimentación, pero muchas veces nos damos cuenta que no lo es tanto cuando vamos con el doctor y descubrimos que nos falta este nutriente o aquél mineral, o que estás cerca de la anemia. Te puede pasar independientemente de tu régimen alimenticio, o de si tienes la impresión de que siempre comes de manera saludable, uno se puede sorprender de todo lo que se aprende con una sola visita al nutriólogo.

Sin embargo, hay algunos tips más simples que puedes poner en práctica y no tendrás tantos problemas.

1.Concéntrate en las comidas enteras

O sea, en los alimentos integrales, cualquier alimento en su forma más esencial, pura y básica: una lanza de espárragos, una rodaja de limón, una cucharada de quinua o un filete de salmón. Preferirlos lo más posible es la forma más sencilla de asegurarte de que comes micronutrientes densos y libres de aditivos innecesarios. Son los mejores ingredientes para crear platos sabrosos y saludables.
Tip: elige alimentos frescos, enteros, naturales, orgánicos y locales, sin refinar y procesar. Una buena opción es ir al mercado más cercano.

integral.jpg

cc Rob Qld

2.Más vegetales

¿Así que crees que comes muchos vegetales? ¡Pues consúmelos más! Sin importar tu régimen alimenticio, todo el mundo puede beneficiarse de comer más elementos que provengan de las plantas. Si te gusta comer carne, siempre puedes reducir tu ración de la misma. En tu plato debe haber más verduras que proteína animal siempre, pero con suficiente variedad, es decir acompañados de legumbres, semillas, nueces y granos enteros. Como se dice por ahí, busca el arcoiris.

vegetables.jpg

(cc) ahmadpi | Flickr

3.Come grasas saludables

Es un error pensar que eliminando todas las grasas, es un alimento para el cerebro. Lo que sucede es que hay que centrarnos en las que son saludables y las obtienes de nueces, aguacates, aceite de oliva o de coco.
Tip: minimiza o elimina los aceites extraídos como el de canola y las grasas procesadas como la margarina. Siempre será mejor la mantequilla.

coconutoil-1.jpg

4.Considera la densidad nutricional

Una variedad de nutrientes como vitaminas, minerales y fitonutrientes son esenciales para una buena salud. Come un arco iris de frutas y vegetales con todo tipo de granos, frijoles y otros alimentos provenientes de plantas que no hayan sido refinados para sacarle el máximo provecho a tu dieta.
Tip: Elige alimentos ricos en micronutrientes comparados con su contenido calórico. No son tanto las calorías que consumes como la calidad de las mismas y su contenido nutricional. Es decir, no desprecies alimentos basándote sólo en sus calorías.

ensaladamanzana.jpg

(cc) comopiensocomo |Flickr

Alimentarte bien no tiene porqué ser tan complejo, ni un dolor de cabeza. Estos puntos básicos te ayudarán a tener una alimentación mucho mejor.

Fuente: Wholedfoods market