Las vacunas podrían salvar a los grandes simios de la extinción

Casi la mitad de gorilas y chimpancés mueren a causa de la dispersión de virus respiratorios humanos, científicos estudian la posibilidad de crear vacunas que ayuden a conservar estas especies en cautiverio.

Si te dijera que alrededor del 50% de las muertes de chimpancés y gorilas salvajes se debe a la dispersión de virus respiratorios humanos, ¿me creerías? Pues esta es una realidad: el turismo y la investigación propicia el contacto de estos simios con nuestra especie y, al ser tan parecidos evolutivamente, nuestras enfermedades alteran su salud.

Esta cifra es alarmante puesto que muchos de ellos se encuentran en un estado de conservación muy delicado. Por si esto fuera poco, el virus del ébola, una letal enfermedad, ha acabado con un tercio de la población de gorilas desde el comienzo del siglo XXI. Por esta causa los gorilas se encuentran en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en la categoría de “Peligro Crítico”.

Aunque la destrucción de su hábitat, la cacería furtiva y el comercio ilegal puedan parecer las principales causas de su desaparición, las enfermedades por virus humanas están a la par o por encima de las otras. Por esta razón, desde hace unos años se estudia la posibilidad de crear vacunas que ayuden a proteger la salud de estos simios en cautiverio.

Un grupo de investigadores probó por primera vez la vacuna contra el ébola en chimpancés en cautiverio con fines de conservación de especies. Los resultados muestran una respuesta inmune favorable que los protegería en gran medida contra este mortal virus. Para el experimento se elaboraron dos vacunas que se aplicaron a dos grupos de chimpancés, dos hembras y un macho por grupo.

Las vacunas contienen partículas similares a las del virus real y no virus vivos atenuados, las dos fórmulas siguieron los protocolos de bienestar animal de EU. Durante la prueba, aunque los seis chimpancés fueron vacunados, ninguno fue expuesto al virus del ébola. El desarrollo de anticuerpos se comparó con el de 80 macacos que sí han sido expuestos al virus.

Para determinar su efectividad se transmitieron los anticuerpos a ratones que fueron expuestos al virus. La tasa de supervivencia para la primera vacuna fue del 30%, para la segunda del 60%. Estas cifras son similares a algunas vacunas de circulación comercial.

El uso de estas vacunas se discute en términos éticos. Los científicos afirman que estas vacunas podrían ser la clave de la conservación de estas especies. ¿Tú qué opinas?

Fuente: Una vacuna para salvar a los grandes simios abre la polémica sobre el ensayo con estos animales (El Mundo)