Cuántos recursos minerales y materiales quedan para alguien que nació en 2010

¿Cuántos años más podrá disfrutar de ciertos metales y minerales empleados en la vida diaria una persona que nació en 2010? Una infografía que proyecta el tiempo en que se agotarán estos recursos.

La gente que llegó al planeta antes que nosotros seguro disfrutó de la abundancia de recursos naturales y no tuvo nuestras carencias. Quizá tampoco se enfrentó a la mala calidad del aire que tenemos ahora, ni a los efectos del cambio climático.

A menudo se dan proyecciones sobre las reservas de ciertos minerales que son hasta cierto punto indispensables en nuestra vida diaria tal como la conocemos. Tomando en cuenta que hemos nacido en condiciones de vida variadas y algunos de nosotros alcanzamos a nacer cuando los yacimientos de petróleo se sentían inagotables, ¿cuánto más nos queda?

Si una persona nació en 2010, a la fecha tendrá 4 años aproximadamente, ¿cuánto queda para ella? ¿Qué edad tendrá cuando el petróleo se agote? ¿y la materia prima de la energía nuclear?

Alguien se dio a la tarea de poner en el papel (o en la pantalla) las proyecciones de los tiempos de agotamiento de diferentes recursos energéticos y materiales utilizados en el mundo de manera común para representar el tiempo que podrá disfrutarlo una personas con estas características y este fue el resultado.

bornin2010howmuchisleftforme53725a7f21e54w537.png

La infografía fue elaborada de acuerdo a la proyección de datos de la población mundial y a la estadística de utilización industrial de materias primas así como al ritmo de descubrimientos de nuevos yacimientos minerales y de hidrocarburos. Esta situación podría cambiar al encontrar nuevos yacimientos o desarrollar tecnología que desacelere la explotación industrial de los recursos.

Según esta infografía, algunos metales como el oro, la plata o cobre podrían desaparecer entre el 2025 y 2050, es decir, cuando esta persona tenga 15 años empezará a ver cómo dejan de existir para que a sus 40 años sea testigo de su desaparición en el mundo. A esta edad también aprenderá a vivir sin petróleo, pues en 2050 difícilmente quedará algo.

El carbón, por otro lado, seguirá siendo explotado más allá del 2130 si las condiciones climáticas y del aire lo permiten. Esto nos da un panorama de lo que nos tocará vivir a nosotros también, pero sobre todo a darnos cuenta de la importancia de crear alternativas energéticas y de la explotación consciente y sustentable de los recursos limitados que tenemos.