Un recuento a 4 años de la tragedia del Deepwater Horizon

Las consecuencias del peor derrame de crudo en la historia son palpables a 4 años de haber sucedido, las labores limpieza no parecen tener fin.

Hace 4 años las aguas del Golfo de México se cubrieron de petróleo a causa de una explosión y el posterior hundimiento de la plataforma petrolífera Deepwater Horizon, propiedad de British Petroleum en el Golfo de México.

En la tragedia considerada como el mayor derrame de crudo en la historia, murieron once trabajadores e incontables especies marinas. A la fecha los sobrevivientes siguen pagando las consecuencias a pesar de los esfuerzos de limpieza que se han llevado a cabo desde entonces.

Jamás olvidaremos que el 20 de abril de 2010, los 757 millones de litros de petróleo derramados afectaron las costas de los estados de Alabama, Florida, Luisiana, Misisipi y Texas durante 87 días y después de 4 años, nada ha regresado a la normalidad y posiblemente jamás lo haga.

BP ha invertido a la fecha 14 mil millones de dólares para limpiar 1.200 kilómetros de costa y las labores aún no terminan. Aunque la empresa mantiene en forma constante personal capacitado y equipos para la limpieza de las aguas, las consecuencias por el vertido de crudo siguen causando estragos en el ecosistema.

A cuatro años de la explosión que derivó el peor derrame de la historia, éstos son algunos de los daños más graves al medio ambiente:

  • 14 especies severamente afectadas y sus consecuencias podrían durar décadas.
  • Cantidades aún desconocidas de petróleo en el fondo marino.
  • En la costa de Luisiana se encontraron 2,27 millones de kilos de chapopote el año pasado.
  • 900 delfines muertos o encallados durante los 4 años. En 2013 los cadáveres triplicaban los niveles habituales.
  • 500 tortugas muertas al año desde el accidente.
  • Defectos genéticos en cachalotes y ostras.

Accidentes como este pueden ocurrir en cualquier momento, la manera más eficiente de resolverlos no es pagando miles de millones de dólares cuando ya se causó un daño. Lo mejor es invertir en el estudio y construcción de infraestructura para crear energía renovable que sea amigable con el planeta.

Una cosa sí es segura, el costo monetario que BP ha pagado por este derrame no es equiparable en nada contra el costo ambiental por la pérdida de varias especies y la contaminación que dejará por décadas en el Golfo de México. Es hora de voltear hacia la energía limpia por el beneficio que conlleva hasta en lo económico.

Fuente: Cuatro años después de Deepwater Horizon (Equilibrio)