Haz jabones caseros con aceite reciclado

Cuida el medio ambiente, y de paso tu bolsillo, preparando este jabón con aceite de cocina reciclado.

A la hora de cocinar, el aceite es un ingrediente que casi nunca falta, sobre todo cuando hacemos frituras. El problema es que 1 litro de aceite puede contaminar hasta 5000 litros de agua. Para evitar toda esta contaminación, puedes convertirlo en un jabón casero.

Los ingredientes para crear tu jabón a base de aceite son:

  • 2 1/2 litros de aceites usados y colados.
  • 2 1/2 litros de agua.
  • Soda caústica, 1/2 kilo (si se va usar para lavar la ropa) ó 330 gr (si se va realizar un uso cosmético).
  • Moldes.

Para preparar el jabón, te recomendamos trabajar en un ambiente bien ventilado, usar guantes y gafas para protegerte de la soda cáustica, que no debe entrar en contacto con tu piel, no utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.

Preparación

Diluye la soda cáustica en el agua, agregándola lentamente y con mucho cuidado ya que puede producir vapores muy tóxicos. Se producirá una reacción química que liberará calor y que necesitará algunas horas para enfriarse. A este preparado se lo conoce como lejía caustica.

Vierte lentamente el aceite sobre la lejía cáustica, removiendo en forma constante y en el mismo sentido, para evitar que se corte el jabón.

Si lo desea puede aromatizarlo y colorearlo, agrega los colorantes naturales y los aceites esenciales para aromatizar los jabones, cuando la mezcla baje a la temperatura de 40ºC.

Vuelca en los moldes y deja endurecer durante aproximadamente un mes. Después puedes utilizarlo en todo lo que necesite un jabón de calidad.

Para dar color

Si quieres darles un toque más personal a tus jabones, puedes colorearlos de manera natural con los siguientes ingredientes:

  • Rojo: infusión de Raíz de Alcaneta o de Flores de Bignonia roja
  • Amarillo Pálido: Polvo de Jengibre o de Raíz de lirio.
  • Naranja: Polvo de Pimentón o de Cayena.
  • Rosa: Infusión de Remolacha o de Pétalos de Rosas.
  • Morado: Infusión de Flor deVioletas, o de Flor de lirio morado, o de Flor de lavanda.
  • Marrón: Polvo de Canela o de Cacao.
  • Beige: Infusión de Té o de Cáscara de cebolla común.
  • Verde: infusión de Menta, Té verde, Ortiga, Hoja de Romero o Hiedra.
  • Azul: Infusión de Bayas de ciprés, Flor de lirio azul o de Manzanilla Romana.
  • Blanco: Polvo de Talco, aunque sin abusar, para no quitarle propiedades espumantes del jabón.

Para realizar las infusiones, se colocan 3 partes de plantas por 1 de agua (por ejemplo: 3 tazas de hierbas frescas y una taza de agua) en un recipiente al fuego, tapado y que se lleva a ebullición. Cuando empiece a hervir, se reduce el fuego al mínimo de modo que siga cociendo lentamente, hasta que el líquido se haya reducido más o menos a la mitad, y las plantas hayan soltado su color, se deja enfriar, se cuela y se guarda en un tarro de vidrio.

Lo bueno de hacer productos de limpieza caseros, como suavizantes de ropa, lavalozas, detergentes, etc, es que sabes cuáles son los ingredientes, y cuidas el medio ambiente, y de paso, tu bolsillo.

Fuentes: Jabón casero con aceite usado