logo
Lifestyle 20/12/2013

Pechuga de pavo con salsa agridulce de pepino

¿En busca de una salsa especial para acompañar el pavo? Quizá esta exquisita combinación de ingredientes para formar una versión de pepinos sea lo que estabas deseando degustar.

Por : Paulina Mercado

Variando en los acompañantes del pavo, te contamos de una delicia de salsa que destaca los sabores y el gusto con una mezcla espectacular. Se trata de una salsa de pepinos que baña la pechuga de pavo al servir, sumando atractivo a un plato lleno de seducción al que se puede agregar ralladura de limón y una pizca de pimienta negra, todo esto al momento de servir. ¡Encantador!

Ingredientes

  • Jugo de la elaboración de los pepinos agridulces
  • c/n de xantana o maicena (para esperar)
  • 2 pechugas de pavo (o la cantidad deseada por ración, suelen ser grandes)
  • 4-8 ajos tiernos
  • aceite de oliva virgen extra
  • piel rallada de limón
  • pimienta negra
  • sal
  • salsa de soja (opcional)
  • cilantro fresco

Cómo preparar la pechuga de pavo con salsa agridulce de pepino

  1. Cuela el jugo que queda de la elaboración de los pepinos agridulces y ponlo en el vaso de la batidora, añade una cucharadita de xantana (o maicena), tritura y si quieres que espese más, añade un poquito más, hay que graduar la cantidad según el líquido que tengas, hasta conseguir una salsa gelatinosa.
  2. Otra posibilidad para espesar este jugo es añadiendo gelatina (cola de pescado o agar agar), en cantidad inferior a cuando se desea cuajar el líquido, si utilizas gelatina para espesar la salsa agridulce de pepino, sigue las instrucciones del fabricante sin dejar de tener en cuenta que no tiene que cuajar, sólo espesar.
  3. Haz las porciones para cada comensal de pechuga de pavo, puede ser una pieza entera, pero también se puede hacer troceada, del tamaño de un bocado. Pela los ajos tiernos y córtalos.
  4. Pon una sartén a calentar con un poco de aceite de oliva virgen extra, haz el pavo y los ajos tiernos, el tiempo dependerá del grosor de la carne blanca, procura que quede dorada por fuera y no muy hecha para que no quede seca.

Fuente: Gastronomía y Cia.

Foto: referencia