logo
Lifestyle 17/12/2013

Los beneficios de la agricultura urbana en Jordania

El esfuerzo de familias pobres en Jordania por cultivar y cosechar sus propias verduras y frutas mediante la agricultura urbana.

Por : Johanna Navea

Cuando se tienen las ganas para realizar un proyecto, es excelente, pero sí de esto depende la alimentación de una familia por ejemplo, se espera que todas las herramientas puedan estar a disposición de los que la necesiten. Es el caso del auge que ha experimentado la agricultura urbana en Jordania, específicamente en Ammán, como también se hizo en Haití.

Los habitantes pobres de la capital de Jordania han utilizado desde neumáticos hasta antiguas cañerías para plantar verduras y flores y así poder alimentarse u obtener recursos monetarios para solventar su diario vivir. Aunque se ve a la agricultura urbana como un fenómeno que fomentan las personas con pensamiento sustentable y sano, en este país ha sido la escalera para reducir la pobreza y mejorar la seguridad alimentaria de sus habitantes.

Por ello los habitantes de la ciudad han tenido que aprender a crear respuestas eficientes e innovadoras a la vez. Con ello, mientras más exitosos los esfuerzos, más valiosa se vuelve la agricultura urbana para todos.

Con este recurso agrícola, el 13% de la población que vive bajo la línea de pobreza puede, en parte, poder solventarla, ya que cultivan su propia verdura y minimizan gastos, y aunque no es una solución definitiva, ayuda bastante a todos los que la practican.

 

Ammán inició su programa de agricultura urbana en 2006, como parte de una iniciativa del Centro de Recursos sobre Agricultura Urbana y Seguridad Alimentaria. El programa de la municipalidad buscó multiplicarlas y volverlas más eficientes, ayudando a la población, dándole incluso los materiales para hacerlo, y organizando cursos para que aprendieran a cultivar a bajos costos. Y el que estuvo a la cabeza fue el ingeniero Hesham al Omari.

“Elegimos materiales baratos para la gente, en los cursos se enseña a reutilizar materiales como latas, sacos de plástico y madera vieja para plantar. En los primeros proyectos se plantaron algarrobos y olivos en un área pobre del oriente de Ammán para prevenir la desertificación, y se capacitó a mujeres de otro distrito en el cultivo de hierbas aromáticas y resistentes a las sequías” dijo Al Omari.

Como en verano se ven expuestos a la sequia, ellos utilizan la reutilización de aguas grises. Ya que en Jordania, poseen una baja y decreciente disponibilidad de agua per cápita de 148 m3/p/año, hay menos agua dulce disponible para la agricultura.

Una de las formas para enfrentar esta amenaza para la seguridad alimentaria es el tratamiento y la reutilización de las aguas residuales domésticas en la AUP. En un proyecto apoyado por el CIID se encontró que el 16 % de los hogares en Amman ya practicaban la AUP, principalmente para la producción de frutas, vegetales y hierbas.

El valor anual de la AU en Amman es de USD $4millones – que desde ya representa el 2.5% del valor total de la agricultura en Jordania (Gobierno de Jordania, 2002)-. El problema es que solo el 40% de las aguas residuales de Jordania son recolectadas y tratadas, ya que la rehabilitación y expansión de los sistemas de alcantarillado convencionales y de los sistemas de tratamiento de aguas residuales, tan necesarias, toman tiempo y cuestan millones de dólares.

Sin embargo, desde la perspectiva de Al Omari, el gobierno no puede hacer todo para difundir la agricultura urbana, aunque se han iniciado nuevos proyectos en Jerash, en el norte de Ammán, y en Ain Al Basha, en el noroccidente. “Necesita la ayuda del pueblo”, dijo con una sonrisa.

Fuente:  Agricultura urbana da ingresos y alimentos a jordanos pobres