logo
Lifestyle 16/12/2013

Gobierno mexicano reparte maíz híbrido de Monsanto

Ante la situación por la que atraviesa el campo mexicano, surgen muchas dudas sobre la respuesta del gobierno a esta problemática.

Por : Ximena Ramos

¿Qué tipo de agricultura debe promover el gobierno mexicano? Esta pregunta me surge a raíz de la noticia que empezó a sonar hace unos días en México: “Funcionarios repartieron a agricultores del estado de Quintana Roo costales de maíz híbrido de Monsanto”. De acuerdo a la poca información que se tiene al respecto, autoridades de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), junto con funcionarios estatales y municipales, acudieron a distintas localidades a regalar los paquetes tecnológicos, incluyendo las semillas de maíz, pesticidas y aspersores para su aplicación.

Los campesinos no saben que hacer. Unos sospechan que las semillas no son híbridas, sino que son transgénicas. Otros tratan de entender el contrato que viene el costal y si podría afectarles. Y unos cuantos recibieron sin cuestionamiento alguno los costales para sembrarlos lo más pronto posible. Todo esto porque no se les explicó que era lo que se les estaba repartiendo ni sus posibles beneficios o riesgos.

Es así como nos debemos de preguntar porqué el actuar de las autoridades mexicanas. A continuación algunas preocupaciones alrededor de esta situación:

1. El gobierno se alinea con las grandes empresas y no con los campesinos. Esta situación no es nueva ni exclusiva de México, sino que en toda América Latina se está promoviendo la privatización de las semillas, así como tecnologías híbridas y transgénicas con el pretexto de “tener mayor productividad y acabar con el hambre del mundo”. Ninguna de estas políticas se han traducido en beneficios a los agricultores. Incluso los somete a comprar las semillas y demás productos a estas grandes empresas, elevando los costos y perdiendo su autonomía para decidir que se cultiva.

2. Se ponen en riesgo conocimientos tradicionales, así como la biodiversidad. Por un lado, formas tradicionales de agricultura como la milpa se ven menospreciadas, debido a que se parte de la premisa de que son menos productivas, sin considerar las bondades de estas formas en su integridad. Otras prácticas como intercambiar semillas, guardarlas para otros ciclos agrícolas y mejorarlas se ven en peligro.

Por el otro, las tecnologías híbridas y transgénicas podrían provocar un daño irreversible a la biodiversidad por dos aspectos. Debido a que éstas implican la industrialización y tecnificación de los cultivos, la consecuencia natural son los monocultivos, es decir, en grandes extensiones de tierra se siembra un mismo tipo de cultivo en todos los ciclos agrícolas, perdiéndose la diversidad genética que la rotación de cultivos proporciona.

Pero la pérdida de diversidad genética también podría ocurrir como consecuencia de la contaminación transgénica a los cultivos tradicionales como el maíz, que generalmente ocurre por polinización – por lo que es casi imposible evitarla.

Además no hay que olvidar que México es uno de los países más diversos del mundo, además de ser uno de los centros de origen del maíz, en el que se albergan alrededor de 59 especies, que son utilizadas para diferentes platillos típicos en distintas regiones.

3. El debate sobre las semillas híbridas, mejoradas y transgénicas debe abrirse, incluir a quienes más afectados podrían resultar. Para que puedan participar y decidir si este tipo de tecnología es la que quieren, se requiere que se proporcione toda la información disponible, tanto la que está a favor de la industrialización del campo, incluyendo los supuestos beneficios de los transgénicos, como la que pone en duda tales beneficios y ha demostrado que son mayores los riesgos que los beneficios.

Estas son sólo algunas razones. Hay muchas más dudas que el gobierno mexicano debería responder antes de adoptar una política pública en materia agrícola y promoverla, analizando cuales son las opciones que tendrían un mayor beneficio para los campesinos y para el medio ambiente.