logo
Lifestyle 10/12/2013

El Proyecto Venus, un cambio ambicioso para un mejor futuro

Un modelo social y político que tiene como fin último reinventar nuestra cultura anticuada y poco sostenible.

Por : Aire que Respiro

El proyecto Venus es una organización, iniciada por el Norteamericano Jacque Fresco en 1994, que propone la reestructuración total de la sociedad actual, trabajar dirigiendo los esfuerzos tecnológicos y recursos hacia el máximo beneficio de la gente y el planeta para lograr una verdadera humanidad pacífica y sostenible.

Jacque Fresco es un Ingeniero, Diseñador Industrial y futurista que desde los años 30 se ha dedicado a rediseñar instrumentos  comunes con el fin último de reinventar nuestra cultura anticuada y poco sostenible. Su trabajo también incluye fuertes críticas sociales, sus publicaciones y presentaciones declaran que parte del rediseño de la cultura involucra que tradiciones como la guerra, la pobreza, el hambre, el sufrimiento humano y el deterioro ambiental son evitables y deben ser inaceptables.

Fresco promueve un sistema económico mundial denominado “economía basada en recursos“, donde la cooperación social, la automatización de procesos mediante la tecnología y la apropiada metodología científica son los pilares fundamentales.

Para el futurista la transición desde una sociedad basada en el dinero a una economía basada en los recursos es imperativa. Todos los sistemas del planeta basados en dinero, promueven la estratificación social, el elitismo, la competencia y el racismo.

“El sistema monetario actual no es capaz de proveer buena calidad de vida para todos, mucho menos garantizar la protección ambiental o de los recursos”. Además señala que dentro de estos sistemas, los actuales, el poder no se relaciona con la capacidad de producir bienes y servicios, sino que establece el mecanismo para controlar el comportamiento humano en entornos con recursos limitados sólo por nuestra propia incompetencia. El dinero es usado para regular la economía en función de aquellos que controlan la riqueza de las naciones, no en función de lograr el beneficio general de la población mundial.

Es sabido que todos los esquemas socio-económicos requieren recursos naturales como materia prima. La economía basada en   recursos plantea que los bienes del planeta son patrimonio de todos los habitantes del planeta, entonces su distribución global debe garantizarse. Sería un sistema donde todos los recursos y servicios son accesibles sin el uso del dinero o cualquier forma de deuda. Por ejemplo, si la educación y los recursos están a la mano sin costo alguno, no habría límite para el potencial humano. El éxito estaría entonces medido no en función del dinero, poder y propiedades, sino en la realización de las metas personales.

El concepto es más complejo de lo que muchos de nosotros podemos imaginar. La economía basada en recursos no es sólo un nuevo sistema económico, incluye también nuevas formas de sociedades, nuevos valores, conceptos, estilos de vida, nuevas ciudades, nuevas vidas…

Es fácil pensar que planteamientos tan ambiciosos son utópicos, que nuestro arraigo al sistema actual no nos permitirá un cambio de semejante escala (mundial), pero la responsabilidad de cómo será el futuro está en nuestras manos y depende de las decisiones que tomemos hoy. El Proyecto Venus asegura que una humanidad diferente y mejor es posible, está en nosotros hacerlo posible.

Fuente: The Venus Project