Pay de calabaza vegano

¿Quieres un postre de otoño apto para todos? Aquí tenemos un delicioso regalo acanelado para estos días de frío en el hemisferio norte, bufandas, calabazas y pan de muerto.

Esta es una entrega especial para mis queridos lectores de Sabrosía, les voy a compartir una de las creaciones más sublimes de la cocina de otoño: el pay de calabaza (o zapallo). Todo comenzó cuando por estas fechas, en una visita a Estados Unidos probé el famoso pumpkin pie latte y me encantó. Y así me animé a probar el pay de calabaza, porque antes sólo la había comido en un postre que en México llamamos “dulce de calabaza”, que la verdad no me fascina y por tanto pensaba que la calabaza tampoco me gustaba.

Pero a la primera mordida, el pay (o tarta) de calabaza me fascinó. Batallé un poco para recrearlo en México, sin que supiera demasiado a Calabaza. Después de muchos intentos, y de probar con elementos de varias recetas, logré esta combinación deliciosa, que además es totalmente vegana, ¡para que todos disfruten! Espero se animen a prepararlo y me ayuden a contagiar al mundo de mi pasión por el pay de calabaza.

Tiempo de elaboración | 4 horas
Dificultad | Fácil
Personas | 4

Ingredientes:

  • 2 tazas de puré de calabaza (zapallo)
  • 1 taza salsa de manzana (o 4 manzanas, canela y azúcar)
  • 1 taza de leche de soya sin endulzar
  • 1/2 taza de jarabe de caña de azúcar (o miel maple)
  • 1/4 taza de maicena
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido (o fresco)
  • 1/4 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 cucharadita de pimienta de jamaica (opcional)

Para la corteza:

  • 1/2 taza de harina
  • 1/2 cucharadita de polvo para hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de jarabe de caña de azúcar
  • 3 Cucharadas de aceite de canola
  • 3 Cucharadas de leche de soya (sin endulzar)
  • 4 cucharadas de agua
img1102.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Cómo hacer pay de calabaza vegano

Comencemos con lo más tardado: el puré de calabaza. Si te pasa como a mí, y probablemente a todas las personas que no vivan en Estados Unidos, seguro no encuentras puré de calabaza ya hecho (o quizás te gusta más fresco). Así que no te preocupes, yo te guiaré en el proceso. (Si ya tienes el puré, puedes saltarte hasta la parte donde veas su foto)

img1105.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Lo primero chicos, es cortar la calabaza y limpiarla de las semillas con una cuchara, y la ayuda de un cuchillo. Es casi imposible quitarle todos los “pelitos”, así que no te obsesiones con que quede perfecta. Una vez lista es momento de cocerla. La forma más rápida es ponerla en una bandeja en el horno, a unos 200 grados celcius durante más o menos 30 minutos. También la puedes poner al vapor, pero este proceso te puede llevar hasta tres horas. Elige tu método preferido, y una vez que esté cocido el interior, separa la cáscara y dale una pasada con la licuadora o una braun (licuadora de vaso) para que su textura quede como “papilla de bebé”

img1129.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Bueno, ya que las personas que si consiguieron el puré se nos unen, el siguiente paso es hacer la salsa de manzana. De nuevo, yo no la consigo en México, así que yo la realizo. (Si tienen la salsa de manzana pueden saltarse hasta que vean su foto).

Vamos a necesitar unas cuantas manzanas, para este pay necesitamos la mitad de salsa de manzana de lo que echaremos de calabaza, así que calcúlenle. Alrededor de 4 manzanas, que vamos a pelar y luego espolvorear con canela y azúcar y las pondremos a cocer al vapor (pueden hacerlo en horno de microondas).

img1114.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Las manzanas deben quedar con una consistencia muy suave, tanto que las puedas deshacer con las manos (una vez que se enfríen, claro está). Y de nuevo, usar la licuadora para darle esa consistencia de “papilla de bebé” (qué le hacemos, así debe quedar).

img1116.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Ahora sí, listo nuestro puré de calabaza y salsa de manzana y que se integren aquí los que ya los tenían listos.
Lo siguiente es mezclar bien bien estos dos purés, para luego agregar el jarabe, la maicena y la leche de soya. Revuelve bien. A este punto la mezcla ya debe comenzar a oler un poco a pay de calabaza delicioso. Agrega entonces la vainilla y alista tus sentidos.

Para que las especias queden bien balanceadas, tienes que ir probando la mezcla conforme las vas agregando. Aunque uses las medidas que te proporcionamos, esta receta requiere que en este punto te animes a conocer su sabor. Las especias a que a mí más me gusta que destaquen son la canela y el jengibre que le dan ese toque hogareño y otoñal. Y una vez que tengo la medida justa, agrego las demás especias (que claro, se vale que queden fuera si ese es tu gusto). Una vez que la mezcla quede a tu gusto, déjala aparte, es hora de hacer la corteza y precalentar el horno a 200 grados C.

img1139.jpg

(CC) Ana Díaz | Flickr

Combina la harina, la sal y el polvo para hornear antes de agregar los demás ingredientes, como ya nos habían explicado las chicas de Cupcakes dream, primero se mezcla todo lo seco. Una vez que integres bien los secos, agrega el jarabe, el aceite, la leche de soya y el agua. Combina bien. Esta pasta va a quedar un poco pegajocita, pero no te preocupes, así la puedes extender en el molde del pay (con algo de esfuerzo).

Antes de expandir la masa, engrasa el molde con manteca vegetal para que a la hora de cortar el pay no tengas ningún problema.

img1141.jpg

(CC) Ana Dïaz | Flickr

Y ahora sí, vacía la mezcla de la calabaza en el molde. No lo lleves hasta el borde, recuerda que inflará un poco. Mete los pays al horno por alrededor de 40 minutos. Recuerda que el interior no va a quedar totalmente duro, terminará de endurecerse una vez que se enfríe, así que no te asustes si sientes que no se está cociendo. Aunque la consistencia sea suave, cuando el tenedor salga prácticamente limpio, tu pay está listo.

¡Espero lo disfruten y lo compartan! Este pay me fascina y es un platillo otoñal delicioso.