Impuesto al refresco, parte de la reforma fiscal en México

En el país que ocupa el primer lugar de consumo de estas bebidas, se busca aplicar un impuesto de un peso por cada litro. Se justifica como plan para el combate a la obesidad.

Este domingo se presentó la propuesta de reforma fiscal, ese monstruo que trae buenas y malas noticias para México. En el lado positivo, señoras y señores, no habrá aumento en los impuestos a los alimentos y las medicinas; un temor que rondaba desde hace rato. El golpe lo recibe el mayor “vicio”, si así le podemos llamar, entre mexicanos de todas las edades y todas las clases: el refresco.

La reforma fiscal propone un gravamen de un peso por cada litro de refresco. Si una botella de 600ml cuesta MXN 10.00 pesos, costaría MXN 10.60 pesos; considerando los famosos casos de redondeo, serían MXN 11.00 pesos.

Sabemos que México destaca por su consumo de bebidas saborizadas, soft sodas, refrescos, como gusten llamarles. Este mal hábito contribuye en gran medida a que seamos de los países con mayor casos de sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida; el número uno en niños con estos padecimientos. Hablando de la población infantil, recordemos que el refresco contribuye al padecimiento temprano de enfermedades crónicas, mismas que antes no se veía en niños.

En el país, seis de cada diez hogares consumen refresco. Estas bebidas constituyen el tercer lugar en gastos en el hogar, en concepto de alimentos y bebidas, sólo por debajo de la tortilla y la leche. Esas mismas bebidas altas en jarabe de maíz de alta fructuosa, sin valores nutricionales benéficos, son las mismas que “nutren” a los obreros en las construcciones; quienes se cooperan para su refresco de 2 litros y su kilo de tortilla.

Los refrescos aportar más enfermedades que beneficios. Estimulan por un momento al cuerpo, para no quedarte dormido, tal vez quitarte la sed de momento y ayudan a “pasarte” una comida rápida saturada. Más allá de esto, los refrescos representa uno de los mayores daños que enfrentamos como sociedad.

La propuesta del actual gobierno es gravar un peso (MXN) por cada litro de refresco; un gravamen muy ligero, demasiado como para ver un cambio en el hábito de los mexicanos. Más bien, habría evaluar e impulsar el consumo de agua natural entre la población, ese sí un líquido vital para nuestro organismo. ¿Han visto el costo de una botella de agua de 600ml?, ¿cuánto cuesta el refresco de 600ml?, ¿cuál es el más caro?

Link: BBC Mundo
Fotoquite peculiar (Flickr) / (cc) by-nc-nd