Lifestyle

Dengue, un grave problema de salud pública en México

Tabasco se ha nombrado zona crítica por la afectación de 4 serotipos de dengue. Se implementan fumigaciones que, a largo plazo, no dan resultados. El control queda en manos de la sociedad.

Los casos de dengue registrados a lo largo de la República Mexicana van en considerable aumento, especialmente en zonas urbanas. Tabasco ha sido la zona más afectada, contabilizando al momento 3,943 casos; cifra que se modifica día con día. Llegan noticias de estados como Colima, con 1,025 personas afectadas; Morelos, con 1,500 contagios; Oaxaca suma 1,145 casos. Así repasamos los titulares con señales de alerta roja por la expansión de esta grave enfermedad que puede llevar a la muerte.

La época de lluvia es la ideal para la reproducción del mosquito aedes aegypti, principal portador de esta enfermedad propia de zonas tropicales. Con el paso de los años, el mosquito huésped se ha adaptado a la vida y reproducción en áreas urbanas y suburbanas. Encuentra atractivo en la basura, en llantas y estanques, en botellas y cubetas, cualquier lugar donde se pueda depositar agua. Esto ha convertido al dengue uno de los principales problemas de salud pública en el país.

El dengue y sus serotipos

Conocemos al dengue como una enfermedad infecciosa, transmitida principalmente por la picadura de mosquito. Se característica por producir una fiebre elevada llamada “quebranta huesos”, con dolores fuertes en extremidades y cabeza. Se acompaña con náuseas, vómito, diarrea y, en ocasiones, con una erupción rojo brillante en la piel.

Existen cuatro serotipos de la enfermedad. Si padeces uno de estos serotipos, te vuelves inmune a él; el cuerpo abre una ventana corta de inmunidad para los demás serotipos, de 2 a 3 meses aproximadamente. Después de este periodo se recomienda extremar precauciones ya que, si recibes cualquier otro serotipo, son altísimas las posibilidades de desarrollar dengue hemorrágico, una variedad que puede llegar a la muerte.

 

El caso Tabasco y sus planes de fumigación

Este año el estado de Tabasco tiene registra un evento muy particular. Por primera vez en un periodo de 3 años circulan los cuatro serotipos a la vez, aumentando el riesgo de contraer el dengue hemorrágico — hasta el momento se sabe de 806 —. Por las características de la situación, se ha activado una brigada nacional para combatir el dengue fumigando casa por casa con el insecticida Proxour.

Como parte de las acciones de prevención, el gobierno fumiga regularmente con pipas, pasando por avenidas, parques y casas. Estos agentes químicos quedan largo rato en el ambiente y, aunque de momento contienen la propagación, los mosquitos se vuelven resistentes al agente activo. Esto lleva a replantear medidas, considerando la fumigación aérea con cambio de insecticida. Un plan que podría controlar la enfermedad, pero por otro lado implementar estas acciones podría significar un grave impacto ambiental.

La clave está en acciones concretas

Las fumigaciones sólo ponen un curita a la “enfermedad”, como una pastilla para el dolor sin ir más a la causa concreta. Sabemos que para frenar el dengue se debe actuar como comunidad, tomando medidas sencillas que evitan la reproducción del mosquito, medidas simples de orden y limpieza.

  • Lavar con jabón y cloro cualquier recipiente de agua, tinacos, tanques y fuentes.
  • Tapa todos los recipientes que almacenen agua, bidones, cubetas, tinas y tinaco.
  • Voltea botellas, latas, cubetas, tinas o cualquier objeto que acumule agua de lluvia.
  • Tira objetos que no ocupes, que puedan contener agua.
  • Mantén tu casa despejada, en especial patios y azoteas.
  • Evita toda área o espacio de encharcamiento.
Tags

Lo Último


Te recomendamos