La felicidad estaría en los genes

Un nuevo estudio encontró el vínculo entre la felicidad desinteresada y un buen material genético.

La revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) publicó una investigación que afirma que los humanos son recompensados con genes sanos cuando actúan de forma altruista y castigados, a nivel molecular, cuando anteponemos deseos y necesidades personales.

Esto sugiere que el material genético tendría un “sentido moral” más elevado que nuestro actuar consiente. Para estudiar esta idea, científicos de la Universidad de Carolina del Norte y de la Universidad de California en Los Angeles, solicitaron a 80 voluntarios responder un cuestionario en línea que indagaba en el por qué de su satisfacción con sus vidas. Luego se tomaron muestras de sangre de cada uno para analizar sus glóbulos blancos.

La medicina se interesa desde hace tiempo por el efecto de los estados de animo en la salud, aunque los mecanismos celulares eran desconocidos hasta que comenzó el estudio del genoma dentro de los leucocitos. La expresión génica de estas células, el proceso por el cual los genes dirigen la producción de proteínas, tiene efectos en todo el cuerpo debido al sistema inmune.

Los investigadores asociaron distintas formas de felicidad con perfiles de expresión génica. Los voluntarios cuya felicidad era primordialmente hedonista tenían perfiles poco saludables, con niveles altos de marcadores biológicos que promueven la inflamación del cuerpo y que se relaciona con desarrollo de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares. Estos sujetos además poseían bajos niveles de otro marcador que aumenta la producción de anticuerpos, lo que puede evitar que resistan adecuadamente las infecciones.

Aquellos voluntarios con perfiles eudemonistas, es decir, que buscan la felicidad de manera general, una minoría dentro del grupo de estudio, presentaban más anticuerpos y nieves más bajos de marcadores para la inflamación.

De todas formas es necesario entender que no se privilegia un tipo sobre otro, sino que ambos coexisten y en esta caso, una clase era más fuerte que la otra. A nivel evolutivo, se privilegia el trabajo en grupo y perseguir un fin común a la hora de perpetuar la especie.

Relacionado:

Puedes leer la declaración del Secretario General de las Naciones Unidas sobre el Primer Día Internacional de la Felicidad (20 de marzo de 2013).

Fuente: Los genes premian cierto tipo de felicidad (La Tercera)