Desarrollan planta de producción de biodiésel destinada al transporte público

Investigadores de UNAM (México) aprovecharán el aceite comestible de desecho, de restaurantes y hoteles en Distrito Federal, para producir el biocombustible que alimentará a las unidades de RTP.

En la ciudad de México, los camiones del transporte público contribuyen con buena parte de la contaminación; entre falta de mantenimiento, daño en el equipo y el uso de gasolinas. La situación podría cambiar muy pronto gracias al trabajo de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quienes desarrollan una planta de producción de biodiésel que alimentará a la Red de Transporte de Pasajeros.

La planta que se encuentra en etapa de diseño y producción, producirá biodiésel de calidad a partir de aceites comestibles desechados por restaurantes y hoteles del Distrito Federal. El biocombustible será verificado y probado con los más altos estándares por un laboratorio especializado, a cargo de la Facultad de Ingeniería (FI) de la misma casa de estudios; el primero en su clase en todo el país.

El proyecto indica que la planta piloto será instalada en los talleres de la Red de Transporte de Pasajeros. Se estima una producción de 2000 litros diarios de biocarburante; por supuesto, todo depende de la aportación de las empresas encargadas de entregar la materia prima: el aceite vegetal de desecho.

La implementación del biodiésel representa un ganar – ganar para todos. Por su parte, los camiones de la Red de Transporte de Pasajeros contarán con un biocombustible que garantizarán el funcionamiento sano de sus equipos: limpia de manera natural la maquinaria, remueve incrustaciones, mejora la combustión y la eficiencia, da mayor rendimiento.

Por otro lado se aprovechará el aceite vegetal de desecho, el cual muchas veces termina en el drenaje; lo cual genera un grave problema de contaminación de agua. En un país que es líder en consumo de aceite vegetal, estos hábitos de desperdicio y desecho inconsciente puede significar una catástrofe ambiental.

El biodiésel contiene moléculas de oxígeno que permiten una combustión completa en el motor. La mejora en este proceso, reduce la emisión de gases de efecto invernadero. Al final el sistema de transporte público, que cuenta con unidades descuidadas, implementará un combustible que será de beneficio a toda a ciudad. Y, quien sabe, de funcionar sería ideal que se extendiera el modelo al resto de la República Mexicana.

Link: UNAM
Foto: RTP (Wikimedia) / (cc) by-sa