Tomates verdes fritos [Sabores de Película]

Otra de las grandes historias fílmicas que entre sus líneas se tropieza con el sabor de la cocina. Su particular nombre logró masificar esta receta y hacer que cualquiera que vea la película quisiera degustar unos sabrosos tomates verdes fritos.

¡Towanda, la vengadora! Grita Idgy luego de ir en busca de Ruth, para que esta no siguiera soportando la violencia a la cual la sometía su marido, Frank Bennet.

Una de las grandiosas escenas de una encantadora película basada en el libro de Fannie Flagg; Tomates verdes fritos se estrenó en Estados Unidos en el año 1991, sólo 4 años después de la salida del libro. Una de las críticas más grandes realizadas a la versión fílmica, es no demostrar que en realidad Ruth e Idgy tenían una relación lésbica, y que en la película, el director Jon Avnet, refleja una gran amistad, la que a ratos suele ser algo ambigua.

A pesar de este punto, Tomates verdes fritos es una obra maestra en la que juegan las emociones, las historias, los sentimientos, con claras muestras de repudio hacia el machismo y el racismo. Aunque, se destacan por sobre ellas, las relaciones humanas, las que se dan en la familia y, especialmente, la amistad, “esas personas que viven mientras estén en tus recuerdos”.  Los diálogos, escenas y espacios logran conjugar con el drama de las historias de se entrelazan, las que no están ajenas al condimento del humor.

Entre irés y venires en el tiempo, el film relata cómo estas dos grandes amigas construyen un restaurante “La Parada del Silbato”,  lugar en el que había un plato estrella: los tomates verdes fritos. Este rincón culinario recibía a gran parte del pueblo, sin discriminar entre mujeres, hombres, niños, niñas, gente de color, policías, entre otros. En esa cocina se paseaban platos que iban desde dulces, tortas, asados, café, lo que llamara la atención del estómago de sus comensales. Un sitio en el que se respiraba el compañerismo de ambas protagonistas, el respeto por sus intereses-mientras Idgy seguía jugando poker y bebía hasta altas horas de la noche, Ruth hacía clases de religión a niños y niñas- y la vida en comunidad, ese que se respira cuando hay un lugar en particular que les reúne.

tomatesverdesfritoscocina.jpg

Ruth e Idgy en la cocina de La Parada del Silbato / cinemaedebate.com

La genialidad se traduce, también, en la forma en que el relato de una historia que se vivió hace años atrás -década de 1930-, vuelve a tomar vida, colores y sabores gracias a Ninny, una anciana que se encuentra en un asilo, y que un buen día se tropieza con una desgraciada Evelyn, una mujer que anda en busca de revivir la pasión de su matrimonio, con muchas ganas de embutirse dulces y señales de menopausia; “soy muy joven para ser vieja y muy vieja para ser joven” le diría ella a la anciana en alguna de las escenas que transcurren entre recuerdos relatados de la vieja Ninny y la atenta escucha de Evelyn, quien encontraría en cada palabra la fuerza para lograr el cambio que tanto estaba buscando.

Para que puedas disfrutar de la magia de esta preparación, dejamos la receta de los Tomates verdes fritos. Quién sabe, quizá escuches un silbato mientras pruebas este particular sabor.

Tiempo de elaboración|60 minutos

Dificultad|Fácil

Personas|4

Ingredientes

  • 6 a 8 Tomates verdes
  • Ajo
  • Perejil
  • Sal
  • Pan rallado
  • 3 Huevos
  • Aceite de oliva

Cómo preparar los Tomates verdes fritos

  1. Primero se deben lavar y secar los tomates. Se cortan en rodajas de poco más de medio centímetro. Colocamos en un colador grande y les añadimos sal.
  2. Ponemos a calentar abundante aceite de oliva.
  3. Rebozamos las rodajas de tomate en huevo batido (al que habremos añadido el ajo y perejil muy picados) y pan rallado, presionando un poco para que se adhiera bien. Iremos friéndolos en tandas para no enfriar el aceite y luego depositándolos sobre papel absorbente.

Recuerden, si alguien les consulta sobre cómo hicieron para que quedara tan rico, la respuesta es muy simple: “el secreto está en la salsa”.

tomatesverdesfritosinterior2ok.jpg

Fannie Flagg y las protagonistas // clementinelagranpantalla.blogspot.com

Fuente: Las recetas de mis amigasClementine la Gran Pantalla

Foto: El Patio Cinéfilo