Lifestyle

Cuáles son los tipos de corte de vacuno y cómo se fríen [Concepto Cocina]

Porque no todos los filetes son iguales, en este post te contamos de sus características y algunas sugerencias a la hora de freír tu corte favorito.

Muchas veces encontramos en las recetas algunos cortes de partes de vacuno de las cuales se cortan filetes para freír o asar a la parrilla. Quienes no somos expertos/as en carne, no sabemos cómo diferenciar u obtenerla, a menos que la personas que nos atiende en el mercado nos de algún tipo de orientación.

Desde el libro Gran Escuela de Cocina se desprenden algunas de los principales tipos internacionales de cortes de vacuno en filete. Aprender a diferenciarlos es clave para no perderse en la receta y aumentar el conocimiento sobre estos intereses.

Beefsteak: se suele cortar de la pierna. Son filetes de 2 a 3 cm de grosor que pesan por lo general entre 200 y 300 gramos.

Chateaubriand: es un filete de unos 5 cm de grosor que se obtiene de la cabeza del solomillo

Entrecôt: pesa de 150 a 200 gramos. Se trata de un filete grueso obtenido del lomo bajo.

Solomillo: se corta en medallones de 3 a 4 cm y entre150 y 200 gramos.

Filetes de rabadilla: se obtiene de la cadera. De 2 a 3 cm de grosor, pesan unos 180 gramos.

Porterhouse: se obtiene del lomo bajo. Es un peso pesado de 1000 gramos con un grosor de 4 a 5 cm.

Filete de lomo: de 2 o 3 cm de grosor, se obtiene del lomno bajo o de la cadera y tiene un borde de grasa en el que se hacen unos cortes antes de freírlo. Suele pesar entre 150 y 200 gramos.

T-bone: es un filete de unos 4 cm de grosor con un peso de 800 gramos. En el corte se aprecia el hueso en forma de T al que debe su nombre.

Tournedos: se obtiene del solomillo. Pesa unos 150 gramos y tiene unos 3 o 4 cm de grosor.

Cómo freír la carne

  1. Para freír la carne esta debe estar bien seca, de manera que pásela por papel absorbente.
  2. Es preferible salar la carne una vez en la sartén. Si se hace antes, la sal absorbe el jugo y la carne queda seca y dura.
  3. Cuando ya la haya frito,  no intente mantener la carne caliente, porque también se le resecará y endurecerá. Es preferible recalentarla. Si no tiene microondas, caliéntela a fuego medio en una sartén antiadherente.

Fuente: Libro- Gran Escuela de Cocina

Foto: jetalone (cc Flickr)

 

Tags

Lo Último


Te recomendamos