Litio, el jovencito de la película energética del mundo

El litio será un gran protagonista en el futuro.

Expertos señalan que en unos 50 años se habrán agotado las reservas de petróleo, lo que hace urgente para algunos encontrar fuentes alternativas de energía para el transporte. Una de las soluciones que proponen los científicos son autos híbridos o eléctricos que funcionen en base a baterías de litio.

De acuerdo a las proyecciones más conservadoras, se estima que para 2020 habrán unos 20 millones de estos automóviles, aunque algunos expertos en el tema indican que la cifra podría superar los 200 millones. A la necesidad de esta industria hay que sumar la actual (y futura) demanda de baterías de litio por parte de teléfonos celulares, computadores y variados dispositivos electrónicos.

El único punto en común es que el litio será un gran protagonista en el futuro energético del planeta.

Así las miradas bajan hasta el Hemisferio Sur, en particular América del Sur, lugar donde se encuentran las mayores reservas de este metal alcalino. Argentina, Bolivia y Chile concentran más de la mitad de las 40 millones de toneladas de litio que, según se estima, subyacen en el planeta. Esto llevo a que la revista Forbes denominara a la región como la “Arabia Saudita del litio”. Bolivia tiene el yacimiento más grande en el salar de Uyuni, aunque el país que más ha explotado el litio es Chile, que ocupa el segundo lugar con el salar de Atacama y se consolida, junto a Australia, como el principal productor internacional.

El negocio en torno al litio ocupa un controversial lugar en la economía de Chile y Argentina tampoco se queda al margen cuando el Gobierno de Cristina Fernández declara inválido un proceso de licitación que daba a una empresa privada el derecho de explotación por 20 años.  A nivel local, la decisión del Presidente Sebastián Piñera de adjudicar contratos de explotación a empresas privadas tiene una fuerte oposición que argumenta que este recurso estratégico debería permanecer en manos del Estado. Sin embargo, los tres países promueven la llegada de compañías privadas, sobre todo extranjeras, para la explotación de este mineral.

El negocio del litio en la región está en sus inicios, por lo que es importante que los Estados dejen de regalar lo que pertenece a los pueblos y empiecen a administrarlo de manera que beneficie a todos.

Fuente: Litio, el “oro blanco” del Cono Sur (BBC)