El vino, la fruta y el té como alimentos funcionales

Conoce los compuestos que tienen el vino, el té y las frutas para poder ser alimentos funcionales.

El vino, junto a determinadas frutas y al té presentan algo en común. Están unidos por una marcada actividad antioxidante, y un efecto preventivo frente al cáncer. Tienen en común un grupo enorme de compuestos que se engloban bajo la denominación genérica de Fenoles: En este grupo se incluyen los monofenoles, polifenoles, flavonoides y taninos.

Así que entroncando con los alimentos funcionales de los que empezamos a hablaros la semana pasada vamos a hablar de estos compuestos, que están presentes de forma natural en casi todas las frutas y vegetales frescos, así como el vino tinto, el té y el chocolate.

Por ejemplo, los monofenoles presentan un solo grupo -OH en el anillo aromático de benceno; ejemplo de ellos son: el p-cresol, presente en frambuesas y zarzamoras; el 3-etilfenol y 3,4- dimetilfenol responsables del gusto ahumado en ciertas semillas de cacao. La vainillina o 4-hidroxi-3-metoxibenzaldehido es otro componente del grupo de los fenoles simples, y es un saborizante popular (vainilla).

Entre los polifenoles existen: los difenoles, con dos grupos – OH en el anillo aromático de benceno, como la hidroquinona, el polifenol simple más ampliamente distribuido; y los trifenoles, con tres grupos -OH en el anillo aromático, siendo el ácido gálico un ejemplo de estos. Está presente en forma esterificada en las catequinas del Té, en forma soluble como ésteres del ácido quínico, o condensado en taninos hidrolizables (ácidos tánicos), o derivados del ácido elágico.

Los polifenoles tienen una potente acción antioxidante, ya que pueden reducir la peroxidación de los lípidos. El consumo frecuente de frutas y vegetales frescos se asocia con una menor incidencia de cáncer en humanos y en carcinogénesis experimental. Este tipo de compuestos, se hallan preferentemente en las capas más superficiales de verduras, frutas, cereales y otras semillas, para proteger de la oxidación los tejidos de las capas inferiores. Son también anticoagulantes, antimicrobianos, inmunoestimulantes y reguladores de la presión arterial y de la glucemia.

Los flavonoides son el grupo simple de compuestos fenólicos más grande en los alimentos vegetales; son compuestos de bajo peso molecular que generalmente existen enlazados a moléculas de azúcares. Los flavonoides están agrupados en dos grupos:

  • Antocianinas: son moléculas (pigmentos) de colores rojos, azules y púrpuras.
  • Antoxantinas: incluyen flavonoles, flavonas, flavanoles, e isoflavonas, son moléculas incoloras o de colores que oscilan desde el blanco hasta el amarillo.

De esta forma, estos alimentos que contienen este tipo de compuestos son alimentos funcionales. Tienen una función determinada sobre nuestro organismo. Aunque recordemos que no sustituyen, ne ningún momento a medicamentos.