Infografía: Entérate de los daños del enojo

No es vida. Tanto así que eleva tres mil veces los riesgos a la salud.

“Hay que endurecerse sin perder la ternura” decía el ícono pop revolucionario, Ernesto Che Guevara. Y sí, hay que intentarlo para que no salgan canas verdes y evitar el sufrimiento de nuestro entrecejo furibundo. Si bien  nuestras vidas no se desarrollan sobre un lecho de rosas, podemos encontrar la manera de vincularnos con las buenas vibras de la naturaleza, de nuestros seres queridos, comer de forma saludable y ponerle humor a cada cosa que hagamos.

Mira esta infografía:

danosdelenojo.jpg